Conectarse

Recuperar mi contraseña





Últimos temas
» The song of the devil -O.P-
por Olivia Parrish Dom Abr 12, 2015 8:51 pm

» 001 Back to hell -Libre-
por Crowley Vie Abr 03, 2015 12:53 am

» 002.3 Advertencia [Libre]
por Livila West Mar Mar 31, 2015 10:50 pm

» Whisper of Locket - Foro Harry Potter 3ª G - [AFILIACIÓN NORMAL]
por Invitado Mar Mar 10, 2015 3:26 pm


The Life S..ks! /Diario y Crono de D.H/

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

The Life S..ks! /Diario y Crono de D.H/

Mensaje  Debbie Harker el Mar Nov 25, 2014 2:01 am


 
La vida apesta y mucho

 
La puerta de entrada se abrió lentamente sin provocar ni un solo ruido.
Tras aquella y asomando apenas la cabeza, se hizo presente la imagen de una chica, esbelta, pálida y llena de pecas, con su habitual chaqueta de cuero adornado con tachas y pins de música y gatos.
Cerró tras de sí la puerta y comenzó a moverse por el estrecho pasillo que comunicaba a la habitación de Víctor, su compañero de aventuras, al espacioso baño y a su habitación. Se quitó con suavidad la pesada chaqueta, deslizándola por sus pálidos hombros, hasta caer en sus manos. La dejó sobre una de las sillas llena de objetos, libros y demás que siempre estaban desparramadas por toda la vivienda.
Víctor había tenido una noche terrible, tras tratar de capturar a un vampiro y que no saliera según lo planeado, la morena suponía que su compañero estaría en el quinto sueño. Se acercó a la habitación y con un leve e imperceptible movimiento la abrió. Efectivamente, Víctor se encontraba sumido en un sueño, quizá tortuoso.
Se acercó a él para colocarle una manta sobre los hombros “Su loca idea de conseguir la salvación a todo” Un motivo por el cual Debbie no entendía y no quería hacerlo, a veces era preferible no meterse con los demonios de los demás, ella poseía los suyos, de los cuales muchas veces no podía lidiar y otras simplemente la gobernaban.
Le acarició el pálido rostro y se marchó, era al único que mientras dormía, se permitía darle al menos una cuarta parte de su afecto, sin llegar a quererlo mucho más, no debía entablar demasiado cariño con alguien que la dejaría, siempre pasaba lo mismo.
Abrió la puerta de su habitación y la cerró tras de sí, caminando hasta su escritorio. Ni una mísera foto de la familia que había perdido en Francia, la misma que años atrás decidió encerrarla en un instituto para locos, la misma que la encerraba en la habitación para que no se percataran de que tenía una loca mental rondando por la casa. Para Deb era difícil explicar los episodios que poseía, hasta que descubrió que si dejaba que su alma se alejará de su cuerpo, otra alma podía ocupar el envase vació.
Los fantasmas la perseguían, la atormentaban y le susurraban cosas. A veces incluso la despertaban por la noche para pedirle que hiciera algún que otro favor “No, no lo haré” Eran las recurrentes respuestas de Deborah.
Se quitó los zapatos, y desparramo sobre el escritorio sus cartas, las de los arcanos que Alicia le había regalado, aun el sol estaba en lo alto, se consideraba de las brujas buenas, nunca hacía una tirada a la noche, se consideraba de brujas que provocaban el mal.
Desparramo las cartas con movimientos suaves con sus dedos y separó al azar tres cartas.
Las fue dando vuelta una por una, hasta que las tres quedaron a la vista.  La primera carta era el Colgado, el tiempo laboral sería positivo, no tenía que bajar los brazos y su motivación tenía que seguir, buenos propuestas laborales.
La segunda carta era el Emperador: Problemas que serán solucionados. La tercera carta era La muerte, debía que retemplar su espíritu para poder encausar una profunda transformación  al presente. Este esfuerzo no sería grato, y el dolor que provocará el espíritu.
Tal parecía que en su vida no existía nada nuevo. Una mueca apareció en su rostro y sacó una única carta para dejarla dada vuelta, esa sería para Víctor.
Un ruido logró sobresaltarla, Víctor se había despertado. Era momento de charlar lo ocurrido de anoche.
Se levantó perezosamente de la silla y caminó descalza hasta la puerta. Giró apenas la cabeza, si, aun seguía allí la sombra de una mujer que la seguía. No era el momento para hablar con ella.
-Lo lamento
Y tras decir aquello se alejó de su habitación.

 

avatar
Debbie Harker
Médiums
Médiums

Mensajes : 12
Fecha de inscripción : 24/11/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.