Conectarse

Recuperar mi contraseña





Últimos temas
» The song of the devil -O.P-
por Olivia Parrish Dom Abr 12, 2015 8:51 pm

» 001 Back to hell -Libre-
por Crowley Vie Abr 03, 2015 12:53 am

» 002.3 Advertencia [Libre]
por Livila West Mar Mar 31, 2015 10:50 pm

» Whisper of Locket - Foro Harry Potter 3ª G - [AFILIACIÓN NORMAL]
por Invitado Mar Mar 10, 2015 3:26 pm


1X01 Una vida normal (Libre)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

1X01 Una vida normal (Libre)

Mensaje  Dean Winchester el Sáb Jul 05, 2014 7:46 pm

La música en esos momentos en el bar no era una de mis preferidas, necesitaba un poco de rock al estilo de los 80 para acompañar de buena manera mi cerveza helada y mi enorme hamburguesa con queso. Exhale un largo y agotador suspiro y clave mis dientes sobre mi abundante comida.
Aquella comida y aquel bar comenzaban a darme algo de nostalgia, solía recorrer esos lugares junto a mi padre o a mi pequeño hermano Sammy y ahora solo me dedicaba a arreglar autos de todo tipo de modelo y año, sin relacionarme en lo absoluto con lo sobrenatural. A pesar de dejar de lado aquel negocio familiar y algún que otro vicio, no había dejado de lado mi instinto de cazador con las bellas mujeres que ingresaban al bar buscando un poco de acción.
Me limpié las manos con una servilleta que había sobre la mesa y saque mi teléfono celular del bolsillo de mi chaqueta marrón, hacía tiempo que no tenía noticias de mi hermano y aun no comprendía cual había sido su decisión final, si había dejado la facultad para dedicarse a la cacería o aun soñaba con esa vida de niño normal que por años jamás lo había logrado. Observe la pantalla de mi celular sin tener aun noticias del pequeño Sammy.
-¿Qué será de tu vida… Sam?...
Me pregunte a mí mismo en voz alta y deje el teléfono de lado para tomar entre mis manos la botella de cerveza para llevarla a mis labios y darle un sorbo a aquel líquido amargo pero refrescante.
No tenía mucho apuro en aquellos momentos, aunque tenía algunos autos que arreglar y entregar a primera hora de la mañana, pero sabía que pasaría otra noche sin dormir concentrando mi cabeza en los fierros, lejos de lo sobrenatural y de la maldita muerte de mi padre, desde aquella enorme pérdida jamás había logrado superar la culpa y hasta comenzaba a sospechar que no me había tomado el tiempo suficiente para darle a mi padre el luto necesario. Sabía que si él se enterara de mi decisión de dejar el negocio familiar, reviviría de entre los muertos para darme un enorme sermón de lo importante que era para los Winchester continuar con el legado de la familia. Cerré los ojos por un momento intentando guardar el dolor de fallarle nuevamente a mi familia y tome una gran bocanada de aire para volver a sentirme entero o por lo menos aparentar eso por fuera.
Abrí lentamente los ojos y volví a concentrar mi mirada en mi comida, no iba a dejar la hamburguesa a la mitad y mucho menos desperdiciar la cerveza. Continué comiendo esperando que algo interesante pasara en mi vida antes de volver a ser un mecánico más en aquel bar de mala muerte.


Última edición por Dean Winchester el Lun Oct 27, 2014 5:30 pm, editado 1 vez


Dean {Winchester}
avatar
Dean Winchester
Cazadores
Cazadores

Mensajes : 63
Fecha de inscripción : 01/07/2014
Edad : 38

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 1X01 Una vida normal (Libre)

Mensaje  Ruby el Vie Jul 11, 2014 12:39 am

[Permiso]

Vagaba sin un rumbo fijo, se podría decir que estaba escapándome de aquellos que querían mi cabeza, ¿Qué demonio que se cruzará conmigo no querría hacerme sufrir? Puff...tendría una enorme lista. Para los que alentaban al demonio de ojos amarillos querían que formara parte de ellos, tenían que admitir que yo poseía un encanto que ninguno de mis hermanos poseía, era carismática, agradable y por sobre todas las cosas, conocía mejor que nadie a los hermanitos Winchester. Por otro lado se encontraba el otro grupito que deseaba mi cabeza, aquellos que eran partidarios de un demonio poderoso que nadie conocía, pero que tenía unas buenas intenciones. Regresar al poder a Lucifer y desterrar al demonio de ojos amarillos, había que admitir que era sumamente tentador que lo sacaran del poder a Azazel, era déspota y no le gustaban en demasía los demonios de ojos negros, quienes nos enviaban a hacer cosas que terminaban muy mal. De todas formas yo evitaba moverme en lugares donde se encontraran o muchos cazadores, o muchos demonios. En si, no podía moverme con tranquilidad porque mi vida en la tierra pendía de un hilo.

Caminé hasta el primer bar que encontré, estaba casi segura de que allí se encontraría un contingente de cazadores, tal parecía que donde hubiera comida chatarra, música barata y un par de cervezas y ellos se reunían en torno a eso. Sonreí, esperaba encontrarme con alguno de mis cazadores preferidos, como lo era Dean o Sam Winchester, así como tenía de esa categoría, también se podría decir que tenía a mis civiles especiales favoritos. Abrí la puerta y me invadió el olor a cigarrillo, a alcohol y a comida chatarra, música indescifrable de fondo y un barullo. La puerta se cerró detrás de mí y camine con sigilo entre las mesas, no deseaba llamar la atención, podía luchar con dos cazadores y quizá con tres, pero con un bar lleno se me hacía casi imposible.

A lo lejos percibí una figura conocida, y sin evitarlo esbocé una sonrisa, mientras dirigía mis pasos hacia aquel hombre -Vaya, Vaya. Es raro verte solo- Comenté y sin esperar a que me dijera nada más, tome una silla de otra mesa y me senté frente a Dean Winchester -¿No esta Sammy contigo?- Pregunté mientras enmarcaba una ceja, vaya, si que estar conversando con él me resultaba terriblemente familiar -Ah, es verdad que ya llevan muchos meses sin hablarse, lo había olvidado- Le sonreí, mientras llamaba a la camarera para pedirle mis papas fritas, con mucho ketchup y una cerveza. Estaba claro que como demonio no necesitaba todas esas banalidades humanas, pero tenía que admitir que se sentía bien y que me gustaba el cuerpito que me elegí -¿Es verdad que has puesto un taller? Increíble, Dean Winchester mecánico, cuando hemos apostado allá abajo que nunca dejarías la cacería, que nos regresarías a todos al infierno. Creo que nos hemos equivocado- Me encogí de hombros, a él no le convenía empezar una discusión y a mi mucho menos.
avatar
Ruby
Ojos Negros
Ojos Negros

Mensajes : 36
Fecha de inscripción : 04/07/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 1X01 Una vida normal (Libre)

Mensaje  Dean Winchester el Lun Jul 21, 2014 11:59 pm

Intentaba degustar mi hamburguesa y tener un momento de paz, pero parecía que aquellos deseos no iban a ser cumplidos en aquel momento y mucho menos con la compañía que terminaba de aparecer en mi mesa. Baje la hamburguesa hasta el plato y abrí bien grandes los ojos mientas intentaba tragar el gran pedazo de comida que acababa de meterme en la boca. Había miles de cazadores en ese bar, veinte mesas libres y cinco hombres que buscaban las mil maneras de llamar la atención de aquella rubia, incluso había lugar en la barra donde los tragos llegaban frescos, pero NO ella tenía que sentarse justo en mi maldita mesa. Intente mantener la calma aunque por dentro no hacia mas que maldecir su presencia y mi estúpida idea de ir a un bar a buscar tranquilidad, justo un Winchester buscando tranquilidad. Se notaba a simple vista que un demonio se había posado en mi mesa esperando sacarme alguna información o peor aun, venían a darme una mala noticia con respecto a mi hermano Sam. Apreté bien fuerte los dientes y mantuve mi mirada en aquella mujer, aunque lo único que deseaba en aquellos momentos era terminar con su vida como ellos habían acabado con la vida de miles de cazadores y personas inocentes.
-¿Y a ti que demonios te importa donde esta mi hermano?. Seguramente se encuentra matando a alguno de los tuyos mientas que tú te dignas a modelar por los bares.
Tome una servilleta de la mesa  y comencé a limpiarme un poco los dedos, no deseaba hacer sociales y menos con una maldita como ella, deseaba acabar con su vida, pero si llamaba mucha la atención de los demás cazadores las cosas en ese bar no terminarían bien y no era justo que algunos cazadores murieran por mi culpa.
-Igual si llevas tu auto a mi taller, ten por seguro que no pienso arreglarlo correctamente. Es mas creo que le cortaría los frenos para que no llegues muy lejos con vida.
Observe como la camarera dejaba el pedido de ella sobre la mesa y se retiraba con una sonrisa en sus labios, seguramente creía que aquella mujer era mi conquista del día. Sin duda el demonio había elegido un cuerpo llamativo, pero su contenido hacia que mi plan de conquista se fuera de mi mente enseguida.
-Dime, además de apostar abajo de los movimientos de los hermanos Winchester ¿Qué mas hacen? ¿Cursos de cocina?.
Deje descansar mi espalda en el respaldo de la silla y continúe con mi mirada clavada en ella, no sabía que quería de mi, pero esperaba que las cosas fueran de manera rápida.
-Y yo me he equivocado con ustedes, pensé que eran mas inteligentes para hacer las cosas. Dime ¿Qué demonios quieres?. ¿Tienes algún mensaje para mi, Barbie?
Esperaba que no me diera malas noticias de mi hermano Sam o no respondería de mi actitud y de mis ganas potenciadas de matarla de una vez por todas aunque corriera en riesgo mi vida, ya que no contaba con ningún arma encima en aquellos momentos, no planeaba asesinar a nadie esa noche, solo quería una hamburguesa, una cerveza bien fría y una hermosa mujer para descargar un poco mi estrés laboral.
-¿Siempre te dedicas perra a ingresar a bares donde esta lleno de cazadores? Eres un blanco muy fácil para todos, incluso para mi que no llevo ninguna arma encima.
Si esperaba que yo comenzara una guerra en el lugar iba a quedarse sentadita por un largo rato, aunque en aquellos momentos y frente a ella el trabajo familiar comenzaba a correr por mis venas sin importar la promesa que le había hecho a papá el día en el que murió.
-No pienso saltar a defenderte. Es mas pienso participar en tu funeral, junto a mi amigo, el señor C.
Le guiñe un ojo burlonamente, no iba a nombrar a nuestro amigo Cristo en aquellos momentos, pero quería que viera que a pesar de tener un taller de autos, aun era un Winchester y el negocio familiar corría por mis venas de todas maneras.


Última edición por Dean Winchester el Lun Oct 27, 2014 5:31 pm, editado 1 vez


Dean {Winchester}
avatar
Dean Winchester
Cazadores
Cazadores

Mensajes : 63
Fecha de inscripción : 01/07/2014
Edad : 38

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 1X01 Una vida normal (Libre)

Mensaje  Ruby el Mar Jul 22, 2014 11:39 pm

Me eché a reír a carcajadas, tal parecía que mi presencia a Dean Winchester le incomodaba y aquello me resultaba muy divertido –Tal parece que adoras mi presencia- Comenté mientras me acomodaba mejor en la silla, que si íbamos al caso, eran bastante incómodas. Admitía que no era de esos demonios que le encanten pavonearse por los bares infestados de cazadores, mi vida corría peligro a cualquier lugar donde se me ocurriera aparecerme, pero mejor que nadie sabía que estando con un Winchester, nadie se le ocurriría acercarse a mí, aunque Dean me entregaría a la muchedumbre para que hicieran conmigo lo que se les diera la gana -¿Por qué estás tan seguro de que Sam esta cazando demonios?- Pregunté mientras enmarcaba una ceja. Tal parecía que el hermanito mayor estaba al tanto de lo que hacía su hermano menor cuando tenía tiempo libre –Pero vamos al caso de que Sam es muy indulgente con los de mi clase, no es que sea masoquista- Comenté mientras le dedicaba una sonrisa pícara –Pero Sam no tortura muy bien, aunque claro, saca información muy a menudo- Me acomodé el cabello, nunca en mi vida demoniaca, había sentido atracción por ningún hombre, estaba claro que no iba a empezar en aquel momento, pero ¡Vamos! Había que admitir que los genes de los Winchester despertaban hasta el demonio más malvado de la tierra –A puesto cien dólares que lo echas de menos y que en vez de platicar conmigo aquí, desearías que fuera Sammy- Busqué con la mirada a la camarera, no es que fuera ansiosa, ya que por lo general era un sentimiento un poco banal para los demonios, pero ¡Quería mis papas fritas!

Las papas fritas ya estaban sobre la mesa y me pusieron mucho más contentas. Tomé un frasco de salsa de tomate y coloqué arriba de ellas bañándolas por completo –Eres muy elocuente- Comenté mientras me echaba a reír a carcajadas, tomando entre mis dedos una de las papas más grasosas que había visto hasta el momento -¿Por qué estudiaríamos cocina?- Enmarqué una ceja, aunque en algo tenía razón. En el infierno hacíamos muchas apuestas sobre ellos, eran bastante populares entre nuestra clase y aquello hizo que despertará mi curiosidad en ellos, era un placer tenerlo al famoso Dean Winchester sentado ahí –Aunque algo de razón tienes, no estudiamos cocina, pero si apostamos por ustedes. Vaya, si que son muy populares chicos ¿Cómo lo logran?- Dije, entornando apenas los ojos y metiéndome la papa en la boca. Masticarlo y sentir el escaso sabor, me hizo acordar, poco y nada, a lo que era ser humano de nuevo, ese era un deseo de casi todos los demonios, por eso era tan importante salir a la superficie y poseer un cuerpo. Terminé mis papas y me limpie los dedos, sin dejar de apartar la mirada del Winchester mayor. Por más que el león pierda los dientes, nunca pierde las manías y no quería que Dean me saliera con un martes 13, era mejor tenerlo vigiladito –No, no tengo un mensaje para ti ¿De quién? ¿Estás esperando algún mensaje?- Inquirí sonriendo, estaba segura de que quería saber noticias de su padre ¿Quizá? –Ohh! Esperas a que sea la mensajera de John Winchester- Comenté mientras me sonreía divertida –Lo lamento, hace mucho que no sabemos nada de él- Era todo lo que iba a decirle, no iba a revelar que desde que me había marchado del infierno y que me encontraba escapando de mis hermanos y a si mismo de los cazadores, nadie sabía absolutamente nada de John Winchester, que se había esfumado del infierno.

-No, no vas a matarme, no porque no lleves un arma encima, si no porque no deseas verte involucrado en casos como este- Comenté. Cuan diferentes eran los dos hermanos. Uno alto y serio, que se dedicaba al cien por ciento en lo que hacía, y que la culpa lo aniquilaba por dentro y el otro, bajito, poco sincero y sin muchas ganas de convertirse en la leyenda que todos abajo habíamos formado –En el infierno eres muy temido, Dean. Muchos esperan la fortuna de asesinarte, espera a que le cuente a mis hermanos lo que te has convertido, era la sombra de alguien que una vez fue- Comenté, no quería ponerlo de mal humor, pero era palpable que su estado de ánimo al encontrarme no era para nada agradable –No tengo pensado morir- Dije autosuficiente. Era momento de ponerme seria, era tiempo de explicarle, a grandes rasgos el porque de mi visita –Creo que tu padre te ha hablado del tema- Comencé diciendo, aunque estaba más que claro que me guardaría cierta información para mí –Sam tiene poderes que si cae en manos peligrosas, podría ser un arma mortal, si los cazadores se enteran, querrán matarlo, si los demonios se enteran, querrán tenerlo…¿Qué crees que hará tu hermanito?- Pregunte, me iba a resultar sencillo si conocía un poco más lo que sabía Dean al respecto y de esa manera tomaría yo mi decisión
avatar
Ruby
Ojos Negros
Ojos Negros

Mensajes : 36
Fecha de inscripción : 04/07/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 1X01 Una vida normal (Libre)

Mensaje  Dean Winchester el Vie Oct 03, 2014 2:47 pm

Su presencia ya me resultaba bastante molesta y sus palabras terminaban de confirmar que deseaba que se retirara de la mesa en ese momento o invocaría  a Cristo en cualquier momento con verla sufrir aunque sea un instante. Apreté los dientes manteniendo la bronca y preste atención a cada una de sus palabras, estaba seguro que Sam en algún momento se había cruzado con aquella maldita perra y ella se había encargado de jugar con mi hermano a su antojo como lo estaba haciendo conmigo en ese mismo momento.
-Apuesto a que mi hermano sabe torturar muy bien a los de tu raza, es algo hereditario de familia.
Temía por Sam en aquellos momentos, a pesar de que era un buen cazador, su bondad no la había a cambiar por nada y los demonios sabían manipular esa faceta de cualquier persona. Sin duda la cacería no iba de la mano de mi hermano y mucho menos si yo no me encontraba a su lado para defenderlo en momentos difíciles. La risa casi forzada de aquella maldita perra me saco de mis pensamientos y fije mi mirada en ella, no me interesaba en absoluto lo que ellos realizaban debajo, solo quería terminar mi comida tranquilo y retirarme de aquel maldito bar donde seguramente mas de un demonio de encontraba escondido esperando que algún cazador ebrio saliera por esa puerta para ser su espectáculo del día.
-¿Populares? Genial, no sabía que dependían de tanto tiempo libre como para hacer un ranking por el mas o menos popular. Dime ¿Quién ocupa el último puesto? Seguro que debe ser aburrido apostar sobre ese ¿No?.
Notaba algo de sarcasmo en sus palabras, pero al mismo tiempo estaba seguro que lo que estaba diciéndome era verdad y en su mundo los Winchester eran los mas famosos. Me cruce de brazos y deje caer todo el peso de mi cuerpo sobre el respaldo de la silla, aunque intentara contestarle de mala manera la maldita no se iba a retirar de aquel lugar, aun le quedaban papas en su fuente y sus ganas de jugar con un Winchester recién comenzaban.
-¿Qué apuestan? No tienes cara de que ganes mucho las apuestas que haces. Debes ser bastante mala con eso, como lo eres con muchas cosas más.
Dibuje una gran sonrisa en mi rostro, sabía que con aquellas palabras la maldita contestaría algo que me molestara, pero si ella quería divertirse un rato con un cazador, no iba a ser yo quien armara su espectáculo de payaso. Había elegido muy mal a su muñeco de la noche.
-¿Esperar el mensaje de alguien? No, no hay nadie allí abajo que me interese.
Intente hacerme el frío ante aquella respuesta, aunque esperaba alguna señal de mi padre. Como si aquella perra leyera mi mente, el nombre de mi padre salió de sus labios y mi piel comenzó a erizarse de a poco, deseaba por un lado tener una noticia de él, pero temía que sus palabras no fueran buenas y mucho menos después de vivir ese infierno. Trate de contener un rosario de malas palabras en su nombre, no quería llamar la atención de los otros cazadores, aunque sus últimas palabras con respecto a ese tema hicieron que fijara mi vista en ella y frunciera el ceño lentamente… ¿Cómo era posible que ella no supiera nada de papá?...
-¿Has estado mucho tiempo vagando en el mundo de los vivos que no lo has visto?. No sabía que tu trabajo como suripanta te llevara tanto tiempo aquí.
Sonreí lentamente, de alguna manera tendría que sacar información sobre el paradero de papá. Me encontraba bastante perdido en aquellos momentos, no sabía nada de papá y mucho menos de Sam, comenzaba a sentirme solo como un Winchester perdido en el camino sin una dirección hacia dónde ir.

Realmente quería limpiar mi nombre de la cacería, pero aquella perra comenzaba a tentarme con su muerte, estaba perdiendo la paciencia y sus palabras no estaban ayudando a que calmara mis malos humores. Realmente no me interesaba cual era mi estatus abajo en el infierno, no me había metido en la cacería para ser temido por ellos.
-¿Si? Que maravilloso, ¿Me darán algún premio por ser el más temido?. Y créeme muñeca que no me interesa si me temen o no, puedo aparentar que la cacería ahora no me interesa, pero puedo sorprenderlos. Se lleva en la sangre Winchester, es un trabajo familiar.
Le guiñe un ojo burlonamente y deje que se viera mi aire de superioridad, no sabía si aquello era verdad o  no, pero ninguno de los dos estaba dispuesto a ver quién decía la verdad y quién no. Aunque en aquellos momentos estaba seguro que podía sacar mi mejor papel de cazador para acabar con aquella perra rubia que había terminado con mi buena cena y mi momento de paz.
-Gracias a D. que se te ha dado por hablar enserio y a lo que realmente has venido. Ya me estabas aburriendo rubia.
Papá me había puesto al día con lo que le ocurriría a Sam y cual era la solución a ello, aunque me hubiera gustado que antes de irse me explicara con justas palabras que demonios estaba pasando y porque justo Sam era el elegido. Me moje los labios y calme mi mal humor, por primera vez era momento de hablar enserio con aquel demonio, aunque sabía que algo se traía entre manos, ningún demonio era servicial con un cazador y mucho menos con un Winchester. Deje escapar un largo suspiro y me acomode en la silla, apoyando los codos sobre la mesa y dejando caer mi pecho hasta el borde de la mesa pensando claramente que contestaría en aquellos momentos, realmente no tenía ni idea que haría mi hermano, ni siquiera estaba enterado de lo que comenzaría a pasar en su cuerpo.
-¿Qué planes tienen con mi hermano los de allá abajo? No creo que puedan agarrarlo y tampoco creo que los demás cazadores se animen a matarlo. No se meterán con un Winchester.
No estaba tan seguro de aquellas últimas palabras, los cazadores podían ser muy respetuosos pero no dejarían a un ser sobrenatural maligno vivir en el mundo de los vivos, fuera quien fuera. Intente disimular mi miedo por aquellos pensamientos, no quería que aquel demonio notara las mil incógnitas que tenía en mi cabeza sin encontrar una sola respuesta a todo eso.
-Hagamos las cosas mas fáciles, ¿Por qué no me dices todo lo que sabes? Así terminamos con esta visita tan molesta.
Abrí bien grandes los ojos y deje que la chica hablara de una maldita vez, ya estaba un poco cansado de su juego y de adivinar que era lo que ahora se tramaban allí abajo.  


Última edición por Dean Winchester el Lun Oct 27, 2014 5:32 pm, editado 1 vez


Dean {Winchester}
avatar
Dean Winchester
Cazadores
Cazadores

Mensajes : 63
Fecha de inscripción : 01/07/2014
Edad : 38

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 1X01 Una vida normal (Libre)

Mensaje  Ruby el Sáb Oct 04, 2014 8:47 pm

]Me eché a reír a carcajadas, lo que me acababa de decir de Sam sobre torturas, sí que era una novedad para mí -¿En serio?- Comenté mientras enmarqué una ceja irónicamente. Quizá Dean sabía que le sucedería a su hermanito, que por sus venas corría sangre demoníaca y que estaba más próximo a la maldad que a la bondad. Sam compraba con su carita de Santo y su papel de buen jugador de un ser comprensivo pero ¿Era Sammy realmente tan bueno como aparentaba? Humm…dudosa –Quizá Sam sea un buen torturador, pero ¡Vamos Dean! A ¿Quién desean más que a nadie? A ti- Le sonreí, Dean era un torturador por naturaleza, es más se comentaba por los pasillos del infierno que realmente disfrutaba hacerle daño a los de mi especie. Había que estarse con cuidado –Papá Winchester también era bueno torturando, pero al final…- Realice una mueca, no quería seguir por ese suntuoso camino oscuro. Se sentía desde muy lejos que él llevaba consigo una rabia que en cualquier momento rompería las cadenas y terminaría todo muy mal.

El humor ácido de Dean  era muy agradable, aunque estuvieran metidos mis hermanos, aquellos que si me veían tranquilamente me asesinarían. Deje pasar su comentario, quizá quería hacerlo para que se diera cuenta la importancia que tenían ellos en el mundo de lo sobrenatural. Su nombre, primero con el de sus abuelos, y luego con el de su padre, eran realmente importantes y todos los demonios o criaturas sobrenaturales realmente le temían, nadie se atrevía a encontrarse cara a cara con ningún Winchester. Su fama se tambaleó cuando muchos se enteraron de que su padre había vendido la famosa Colt para salvar a su hijo mayor ¿Con qué fin? Nadie lo sabe y ahora el paradero de John era un misterio.

Me eche a reír a carcajadas –Si crees que ofendiéndome lograras que me enoje, ten por seguro que no lo harás- Me comí otra papa frita y le sonreí -¿Crees que soy mala?- Pregunte, quizá su ofensiva iba dirigida a otra cosa pero no quise indagar demasiado -¿Por qué crees que soy mala? De seguro porque te han enseñado que los demonios son seres malignos ¿Cierto?- Pregunte enmarcando ambas cejas, mientras me cruzaba de piernas –Ya entiendo. No sé si lo sabes, quizá no te importe, pero los demonios hemos sido humanos en algún momento de nuestra vida, algunos fuimos buenos. Pero con el tiempo en el infierno, nuestras almas se tornan oscuras y vengativas, queremos lo que ya no tenemos- Estaba gastando saliva, porque aunque le contará una biografía completa de mi vida, no me prestaría atención y seguiría pensando de la misma manera pero ¿Qué sucedería si su hermano en algún momento se convirtiera en uno de nosotros? ¿También lo liquidaría?

¿Me acababa de llamar suripanta? Vaya, si que me sorprendió y deje que se reflejara en mi rostro. Carraspeé y me acomodé mejor en la silla, como si nada hubiera sucedido –Que lindo alago- Deje escapar mientras sonreía, aunque era una sonrisa más bien forzada –Hace mucho que no he estado en el infierno- Más de un año que no me presentaba por aquel pequeño espacio lleno de almas torturadas –He vagado por la tierra, pero eso no quita que aún me encuentre con alguno de mis colegas- Tome otra papa frita y me la metí en la boca, mi cuerpo de seguro estaría contento –Me han dicho que ya hace tiempo que no lo ven a John entre los nuestros- Me encogí de hombros, quizá alguien lo había rescatado y realmente me sorprendía que ninguno de sus hijos no supieran nada al respecto.
Vi cómo se acomodaba en la silla y woo, realmente Dean tenía con que atrapar a las mujeres humanas, era muy atractivo, no sólo físicamente, si no te atraía con su altanería. En algunos momentos querías meterle la cabeza entre el plato de papas fritas y el de su hamburguesa y por el otro lado, uno se sentía tentado a arrancarle hasta los vaqueros. Humm…así que ahora se encontraba interesado en mi teoría, que interesante –Mucho no sé. Lo que se sabe es que tiene sangre demoníaca, que fue marcado por el demonio de ojos amarillos, es él quién gobierna ahora el infierno. A nadie le cuenta sus planes- Y yo tampoco le diría todo, pero quizá lo ayudaría…o me ayudaría –Sé que si Sam comienza con sus poderes, no estará yendo por buen camino- Comenté mientras me terminaba el plato de papas fritas –Hace mucho que no lo veo a Sam. No estoy al tanto de si tu hermanito ha comenzado con los poderes demoníacos- Me encogí de hombros, algo de cierto tenía. Hacía mucho que no lo perseguía a Sammy.

Me quede mirandolo, esperando a que Dean al menos dejará escapar algun gesto que me diera a entender que él se encontraba preocupado por su hermano. Si Sam comenzaba a formar sus poderes, entonces era muy probable que el demonio de ojos amarillos comenzará a perseguirlo también
avatar
Ruby
Ojos Negros
Ojos Negros

Mensajes : 36
Fecha de inscripción : 04/07/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 1X01 Una vida normal (Libre)

Mensaje  Dean Winchester el Dom Oct 05, 2014 3:49 pm

Realmente no me interesaba ser el más popular o el más temido de aquellos lugares, solo quería acabar con esos malditos y que dejaran en paz a las personas normales que deseaban vivir sus vidas normales sin tener que cruzarse  con alguno de ellos, realmente los Winchester éramos un trofeo para esos malditos y cada vez éramos mas propensos a caer en una de sus trampas. Me moje los labios y desvié mi mirada por un momento para recorrer cada sector del bar donde mi visión me permitía mirar, todo parecía estar en suma calma y por el momento nadie se había percatado de la presencia de aquella mujerzuela. En un momento sentí  como si un puñal atravesara mi piel sin compasión y mis ojos se clavaron en aquella rubia, detestaba que hablaran de mi padre, sobre todo aquellas criaturas.
-Pero al final termino con unos cuantos de los tuyos.
Termine su frase aunque sabía muy bien que eso no era lo que ella intentaba decirme. Tal vez no era el momento de ponerse a competir y mucho menos a costa de mi papá. Regrese la calma a mi cuerpo y continué con la inspección del lugar, realmente no había nada interesante para mirar, pero estaba cansado de que en mis ojos se reflejara esa rubia.

-No intento enojarte. Después de todo si te enojas la única que saldrá perdiendo eres tú, no yo.
Dibuje una amplia sonrisa en mis labios, dejando ver un poco mis dientes blancos, a ninguno de los dos les haría bien enojarse en ese lugar y mucho menos a ella que sería una presa muy fácil para mas de un cazador.
Su poca y aburrida historia de vida comenzó a salir de sus labios, realmente no me interesaba la vida que ella hubiera llevado de chica, nada de lo que le sucediera en el pasado o en el presente justificaba el ser tan hija de perra y asesinar personas inocentes.
-Tú misma me lo dices, realmente no me interesa lo que han sido ustedes anteriormente.  Nada justifica lo cruel que son con las personas y mucho menos esos malditos pactos que tienen en medio de la desesperación de alguien.
Aunque le hiciera un cuadro de mi opinión a ella le importaría poco y nada y mucho menos yo cambiaría la forma de ser de ellos, por lo que opte cerrar mi boca y dejar que la rubia hable sola, era gastar saliva en vano.
Si a papá no lo habían visto por aquellos lugares oscuros… ¿Dónde se encontraba? Estaba muy seguro de su muerte, después de todo junto con Sam nos habíamos encargado de quemar su cuerpo y no había manera de que aquello fuera falso. Opte por dejar aquellos pensamientos de lado,  no sería tema para tocar con ella, lo pensaría mas tranquilo en mi momento de descanso buscando alguna solución o respuesta lógica de porque papá no estaba en aquel asqueroso lugar. Mis pensamientos se opacaron cuando la rubia comenzó a hablar de mi hermano Sammy, no salía de un pensamiento que rápidamente volvía a introducirme en otro.
-¿Por qué Sam? Realmente crees que creo que tú no sabes nada sobre los planes que tiene ese hijo de perra hacia mi hermano… Hará mucho que no bajas por esos lugares oscuros, pero ustedes suelen saber los pasos de todos allá abajo.
No sabía si mi hermano ya había comenzado con sus poderes, pero si eso era verdad era momento de buscarlo antes de que otra persona lo encontrara y usara sus poderes en contra de todos nosotros, según los datos de papá las cosas que comenzarían a pasarle a Sam no eran buenas y yo debía estar atento a sus cambios, algo en lo que comenzaba a fallarle, ya que no me encontraba al lado de mi hermano y mucho menos vigilaba sus movimientos. Exhale un suspiro algo cansado  y trague saliva, quería creer que Sam no sería como ellos.
-Que raro que no estes al tanto de mi hermano. Las perras como tú suelen llegar primero a todos lados.
Quería agarrar a esa maldita por el cuello y sacarle toda la información a la fuerza, sabía que ella sabía muchas cosas pero estaba jugando con mi paciencia, algo que comenzaba a agotarse de a poco y los nervios comenzaban a salir a flor de piel. Necesitaba encontrar a Sammy lo antes posible o fallaría con mi rol de hermano mayor y sobre todo con la promesa que le había hecho a papá.
-¿Tú te encuentras en los planes del demonio de ojos amarrillos también? ¿Tendrás una charla amigable con mi hermano Sammy también?.
Sabía que su trabajo no sería solo conmigo y que buscaría a mi hermano menor de alguna u otra manera para comenzar con su plan.
-No sé cual es tu plan, pero no dejaré que lo lleves a cabo.
No estaba en el oficio de cazador, pero si aquella perra me buscaba, estaba seguro que volvería al trabajo familiar y ella sería la primera en mi lista.


Dean {Winchester}
avatar
Dean Winchester
Cazadores
Cazadores

Mensajes : 63
Fecha de inscripción : 01/07/2014
Edad : 38

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 1X01 Una vida normal (Libre)

Mensaje  Ruby el Lun Oct 06, 2014 8:13 pm

Sonreí, verlo enojado me excitaba y me rejuvenecía, todos mis hermanos demonios creían que había perdido esa maldad cuando atesoré el cuerpo que ahora era mío, pero no…ya ven que no. Cada vez que alguno de nosotros tocaba el nombre de John Winchester, Dean saltaba como leche hervida –Si, ha matado a mucho de los míos, pero ten en cuenta que los nuestros también han terminado con varios de los tuyos- Concluí enmarcado una ceja, era una guerra sin tener la intención de para. Los cazadores iban detrás de los traseros demoníacos, mientras que los míos estaban tan furiosos con los cazadores que los usaban para sus fines maléficos. Era un círculo, si un demonio acababa con uno de la especie de los cazadores, tenían asegurada una cacería y una muerte asegurada y viceversa, siempre existía un buen motivo para acabarse los unos con los otros ¿En qué sitio me posicionaba? Era extraño. Extrañaba ser humana, pero sabía muy bien cual era mi papel en todo aquel teatro, era un demonio y ningún cazador tendría piedad en mí, como yo no lo tendría con él. Éramos asesinos y Dean aunque tratara de negarlo lo era.
Fruncí el ceño, no comprendía lo que me quería decir -¿Por qué seré yo quien salga perdiendo?- Pregunte ladeando un poco la cabeza y no pude evitar sonreía al respecto –¿Vienes armado? ¿Vas a asesinarme aquí?- Sé que a Dean no le importaba demasiado si había gente o no, pero ese era un Dean Winchester antiguo ¿Cómo era el nuevo? O Simplemente era solo una pared de humo.

No pude evitar reírme a carcajadas -¿Qué los hace diferente a ustedes los cazadores con nosotros?- Pregunte realmente sorprendida. Ellos eran siempre los que tenían la razón, los héroes de los cuentos, mientras que los demonios estábamos mal visto y sólo provocábamos males, simplemente nosotros nos adaptamos a una actualidad y si, quizá podría ser que nos aprovechamos del dolor y el sufrimiento para realizar pactos –Ustedes matan porque les gusta ¿No me vas a negar que es así? Quizá en un principio se guiaron por su sed de venganza, pero ¿Después? Dime un solo cazador que haga este oficio por amor al arte- Lo miré desafiante, ellos eran de la misma escoria que nosotros, lo único diferente era que nos perseguían y nos torturábamos para sonsacarnos cierta información. Nosotros le pagábamos con la misma moneda, pero claro, los malos siempre eran los que se encontraba estipulados –Para ti, todo lo que es sobrenatural es malo y debe morir, para nosotros todos los cazadores son cortados con la misma tijera y le pagamos con la misma moneda- No quería enfurecerme, y mucho menos que la conversación se terminara allí, lo necesitaba a Dean para llevar a término mi plan.

Me sonreía, si Dean creía que le mostraría todas mis cartas, pues se encontraba muy equivocado –No, no sé nada de los planes del demonio de ojos amarillos- Comenté con inocencia, de todas formas por más que fueran sinceras mis palabras, él jamás creería una sola que saliera de mi boca. Realicé una leve mueca y me acomodé mejor en la silla, no me importaba que me llamará perra, era habitual en Dean, aunque me molestará ya se encontraba parte de su vocabulario –Sam sabe protegerse contra nosotros- Dije escuetamente, quería demostrarle al Winchester mayor que por más que se escondiera sabía un poco de cada uno –Cuando no está protegido, lo veo entrar a la universidad y de noche le pierdo el rastro- Era muy inteligente, además de sacar la belleza de todos los Winchester, era de esperarse que Sam no fuera tan estúpido para encontrarse sin protección mientras dormía, cuando era mucho más vulnerable para cualquiera que quisiera robarle algo.
-Hum…no creo que me encuentre en los planes de ningún demonio, creí haberlo dejado claro desde un principio. Trabajo sola- Y en parte era real, había que encontrarse en ambos bandos para sacar la información debida y luego hacer con ella lo que se me antojara –Claro, hablaré con Sam cuando deje acercarme a él- Y esperaba que fuera muy pero muy pronto, quería tener una agradable charla con el pequeño Winchester. Podría estar cambiado, quizá este año no fue tan condescendiente como lo fue con Dean.
Sonreí y negué con la cabeza –Cuando terminemos con la guerra que se avecina, que es mucho más importante que mi culo, entonces tendrás el placer de asesinarme. Mientras tanto, ten en cuenta de que era un peón importante- Ay, quería gritarle que era un imbécil, pero no me convenía, tenía que tratar de que al menos una pequeña parte de él comenzará a dudar y tratara de abrirse un poco más…un poco más ¡Vamos Dean!



Blonde Ruby    
avatar
Ruby
Ojos Negros
Ojos Negros

Mensajes : 36
Fecha de inscripción : 04/07/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 1X01 Una vida normal (Libre)

Mensaje  Dean Winchester el Jue Oct 09, 2014 2:21 pm

No iba a contestar a sus ataques, sabía que tanto los nuestros como los de ellos habían acabado con varios de ambos bandos, pero no iba a seguir su juego, ambos estábamos buscando sacarnos de las casillas el uno del otro. Clave mi mirada un momento en la rubia y deje unos minutos en silencio para calmar mi bronca, no tenía ganas de pelear y mucho menos con aquella criatura.
A pesar de no encontrarme más en el rubro de la cacería de lo sobrenatural, siempre me encontraba armado, uno nunca sabía las vueltas de la vida y lo que podría llegar a pasar en las oscuras calles de aquellos lugares. Dibuje una pequeña sonrisa de lado, la rubia llevaba las de perder en ese lugar y podía sentir su incomodidad en aquellos momentos.
-Siempre estoy armado. Y creo que aquí todos lo están.
No le convenía hacer ningún movimiento en falso, ante la primera sospecha que tuvieran las personas en aquel bar, la rubia sería un bocado para mas de uno y yo me quedaría sentado mirando el espectáculo en primera fila.

Realmente en aquellos momentos comprendía porque aquel demonio había elegido el cuerpo de una rubia para poseer, su mentalidad era igual al de una rubia hueca. Negué levemente con la cabeza, no podía creer lo que estaba escuchando.
-¿Crees que nosotros matamos por matar? Realmente hiciste bien en elegir una rubia para poseer el cuerpo….
Aun no salía de mi asombro, eran las palabras mas absurdas que había escuchado en toda mi vida, en todo caso ellos eran los que mataban por matar y jugaban con los sentimientos y la desesperación de las personas, algo que nosotros los cazadores no hacíamos, ya que ellos lo que menos tenían en sus venas eran sentimientos.
-Nosotros matamos por venganza y porque ustedes son una maldita mugre que asesina personas inocentes y juegan con los sentimientos de los mismos. Nosotros no jugamos con ustedes, acabamos con ustedes. A la mugre hay que eliminarla de raíz.
Le guiñé un ojo burlonamente, sabía que mis palabras no causarían ningún efecto en ella, pero aún seguía indignado con las palabras de aquella rubia, nada de lo que ellos hicieran justificaba que mataran a personas inocentes. Nosotros no éramos cazadores porque nos gustara asesinar personas, pero era la única manera que uno podía sellar su dolor y poder comenzar un luto en paz, aunque desde la muerte de papá yo no había podido ni hacer el luto y mucho menos cobrar venganza por lo sucedido.
-¿Nombrarte un cazador que lo haga por amor al arte? ¿Qué te crees que tengo un registro con los nombres de todos los cazadores?. Ah, no aguarda, lo buscaré en Wikipedia, ahí me darán los nombres y su historia.
Dibuje una rápida e irónica sonrisa y tome mi teléfono celular entre mis manos aparentando que buscaba la información en mi celular. Realmente sus palabras eran cada vez más tontas y sin sentido.
-Aquí esta… Los Winchester… ¿Te suenan? Ellos hacen su trabajo por pasión, no por venganza y rencor, después de todo algunas cosas ya no se pueden cobrar y el trabajo lo hago porque mi padre me enseño la importancia de cazar malditas perras como tú.
Deje el celular sobre la mesa y coloque mi mirada sobre la rubia. A pesar de querer cobrar la muerte de mamá y papá, sabía que no iba a lograrlo, hacia mi oficio de cazador gracias a la enseñanza de mi padre quien me enseñó a valorar mi empleo y a terminar con aquellas personas que amenazaban la vida de otras personas.
Sabía que aquel demonio no iba a decirme cuales eran los planes de Azazel, no iba a traicionar su gente y menos con un Winchester.
-¿Qué pasa, papi se dio cuenta que eres muy tonta por eso no te conto sus planes?. Tendrás que esforzarte un poco más para que papi te cuente sus planes.
Busque a la camarera con la vista y tome la botella de cerveza entre mis manos y la levante un poco de la mesa, enseñándole a la camarera cuales eran mis deseos en aquel momento, de tanta charla con aquella rubia se me había secado la garganta y necesitaba algo fresco para continuar con aquella amarga compañía. Una vez vista la cara de la camarera con una amplia sonrisa entendiendo mi pedido, volví a dejar la botella sobre la mesa y regrese mi mirada a la rubia que comenzaba a acomodarse en su asiento, por lo visto la charla duraría unos cuantos minutos más.
-¿Ahora te dedicas a ser una especie de Sherlock h Holmes? No sabía que había caído tan bajo tu lugar en el infierno.
Me asustaba un poco que ella supiera los movimientos de mi hermano Sam mejor que yo, sospechaba que ella estaría buscando el momento indicado para hacer su aparición triunfal ante mi hermano y comenzara a llenarle la cabeza con ideas estúpidas de las cuales él aún no se encontraba al tanto y que tarde o temprano iba a tener que enfrentar a Sammy para contarle de una buena vez lo que me había contado papá antes de hacer ese maldito pacto. Me quede por unos momentos en silencio metido en mis pensamientos hasta que la voz de la rubia me saco de aquellos pensamientos. Deposite mis ojos sobre ella algo perdido en la conversación e intente encontrar el hilo a todo esto.
-No creo que sea necesario que te acerques a mi hermano. No tienes nada que hablar con él. Y no creo que tenga yo el placer de asesinarte primero, después de todo con tus pasos en falso no tardaras en caer en las manos de algún buen cazador que acabe con tu maldita vida.
Me quede rápidamente en silencio al ver a la camarera acercarse a la mesa, no deseaba que ella escuchara nuestra conversación, no quería parecer una pareja que comenzaban a pelear y yo quedar como el novio golpeador y maltratador de una rubia inocente, aunque por dentro era toda una maldita perra.
-Gracias muñeca, y ¿Tendrás para ella una botella de agua bendita? Es que tiene varios pecados que limpiar.
Dije burlonamente a lo que la camarera solo me contesto con una bonita carcajada y un guiño de ojo, sin duda no estaba pasando el mejor momento ahora en compañía de Ruby, pero estaba seguro que a la salida de aquel bar me esperaba una cita entretenida, por lo menos había conseguido un lugar donde descargar aquel enorme peso que comenzaba a llevar sobre mis hombros. Observe como la camarera se retiraba y regrese mi atención hacia la rubio junto con una cara seria, no me era grato verla a ella sentada en mi mesa.
-¿Quién armo esta guerra? Algo debes saber, come on rubia, esto es un calvario para los dos, dime lo que necesito y adiós… ¿Qué te parece?.
Realmente comenzaba a sospechar que ella disfrutaba mi mal humor y no iba a retirarse de aquella mesa hasta que no consiguiera algún dato de los Winchester.


Dean {Winchester}
avatar
Dean Winchester
Cazadores
Cazadores

Mensajes : 63
Fecha de inscripción : 01/07/2014
Edad : 38

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 1X01 Una vida normal (Libre)

Mensaje  Ruby el Sáb Oct 11, 2014 11:42 pm

Fruncí el entrecejo ¿Realmente creía que yo podría atacarlo en el medio de una cafetería llena de gente? -¿Qué concepto tienes acerca de mí?- Pregunte indignada. Obvio que estaba al tanto de que no sólo Dean era o es cazador, sino que allí había por lo menos uno en cada mesa, no me convenía dar una muestra de que en esa cafetería había un demonio, aunque lo había. La camarera era uno de ellos, estaba segura de que en cualquier momento, en cuanto saliera por esa puerta, uno de los adeptos al demonio de ojos amarillos y me arrinconarían para sacarme información –No te creas que soy el único demonio aquí, te tienen vigilado igual que a tu hermano Sam, lo que sucede es que nuestro Sammy es un poco más inteligente y tiene varios trucos bajo la manga- Con esa carita de niño inocente que ponía el menor de los Winchester, parecía que estos últimos años se había convertido en el mejor cazador de todos los tiempos –Ah! Y cabe destacar que también hay varios cazadores por aquí, no creo que sea divertido crear una carnicería hoy mismo- Me encogí de hombros, realmente extrañaba mis papas fritas, pero sabiendo que el turno de camareras había cambiado y que ahora me tendría que atender aquella que estaba poseída, prefería no comer nada. De seguro colocaría agua bendita para que mi verdadera identidad saliese a flote

-¿Me estas ofendiendo?- El comentario de que había elegido una rubia para que llevará mi alma negra, según Dean, era digno porque era igual de hueca –No me vas a negar que no es así. Ustedes los cazadores asesinan porque les gusta- Era evidente que este no me diría lo que le pasaba por la cabeza, el mayor de los Winchester se caracterizaba por decir muchas mentiras y entre ellas esa. De seguro que ahora me saldría con un lindo discurso de como un cazador protege y da la vida a aquellos inocentes humanos que nada tenían nada que ver. No estaba de acuerdo. Eran los mismos humanos los que llamaban a los seres sobrenaturales, simplemente porque necesitan vengarse de otro humano o porque están necesitados de algo y los cazadores existían gracias a esos errores que seres como ellos cometían. Enmarqué una ceja ¿Realmente tenía que escuchar esto? –Puede ser que seres como yo juguemos con los humanos, que son demasiado vulnerables, pero ¡Vamos! Muchos de ustedes también nos buscan a nosotros- Y más de uno lo hacía para tener éxito y mucho dinero en la vida, pero no todo era tan sencillo, si uno quería que las cosas sucedieran de la noche a la mañana, siempre existía un precio y ese era un alma –Si quieres matar a los demonios de raíz, primero tienes que encontrar al demonio de ojos amarillos, luego tratar de dar con otro demonio mucho más fuerte y por último con Lucifer, si lo encuentras envíale mis saludos- Comenté mientras sonreía de lado, iba a ser imposible aniquilar a los demonios de raíz, desde tiempos remotos que nosotros nos pavoneábamos sobre la tierra como si fuera nuestra. Y gracias a esa discusión con Dean, me surgió una pregunta ¿Dónde se encontraban los demás ángeles caídos?

-¿Estás tan seguro que ustedes lo hacen por amor al arte?- Dejé escapar esa pregunta, no estaba totalmente de acuerdo. Si mi memoria no me fallaba, desde que me encontraba encerrada en el infierno, se escuchaba por los pasillos que había unos jóvenes que su padre les enseñaba a usar todo tipo de armamento ¿Por qué? Porque quería vengar la muerte de su esposa, pasando ese rencor estúpido a sus hijos. Con el tiempo uno de ellos si distancio, el que tiene un destino tan grande y maravilloso. Dean siguió, simplemente porque su padre quería que así lo fuera y Sam ahora estaba haciendo lo mismo. No me parecía en lo absoluto que era por amor al arte.
Me eché a reí, el demonio de ojos amarillos no le contaba sus planes a nadie, quizá tenía a alguien muy cercano ¿Quién? Era una buena pregunta, de todas formas no era indispensable en mi búsqueda –Azazel no le cuenta sus planes a cualquiera, nadie sabe si tiene una mano derecha y si lo hace es un verdadero misterio- Era lo único que iba a decirle a Dean Winchester, no estaba muy segura de su interés, quizá quería sacarme cierta información del caos que estaba surgiendo en el infierno. Había cosas que Dean no debía saber precisamente ahora, y mucho menos sin tener a Sam consigo, lo que quería lograr era que alguno de los dos empezará a confiar en mí, sabía que yo podía serles de ayuda con los temas del infierno pero ¿Cómo lograrlo? Era imposible que alguno de los Winchester pudieran abrirse a mí, tenían un concepto bastante hosco de los demonios
-No sé qué va a pasar, no tengo la bola mágica Winchester- Comenté disgustada, mi intención no era genera discordia y mucho menos allí –Lo único que sé es que están moviendo muchas piezas importantes abajo y es algo relacionado a ustedes. Las cosas cada vez se van a complicar mucho más- Parecía una pitonisa amenazando de que en cualquier momento se formaría el caos -¿Qué es lo tan importante que guardas?- Le pregunte mientras dibujaba una leve sonrisa en mi rostro.



Blonde Ruby    
avatar
Ruby
Ojos Negros
Ojos Negros

Mensajes : 36
Fecha de inscripción : 04/07/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 1X01 Una vida normal (Libre)

Mensaje  Dean Winchester el Lun Oct 27, 2014 6:43 pm

La actitud de la rubia cambio por un momento, no sabía que le estaba sucediendo pero tal vez algún cazador había percatado su presencia y no iba a ser yo justamente quien protegiera su trasero, si aquel cazador vivaz necesitaba ayuda con aquella hija de perra con gusto lo ayudaría, nunca estaba de mas darle una mano a uno de los nuestros. Deje que varias palabras que aquella rubia comenzaba a decir quedaran en el viento, discutir con ese demonio era casi imposible, ellos se creían dueños de la verdad y realmente eran unos malditos que solo buscaban un hueco para asesinar personas sin sentido o sin una razón justa para hacerlo. Dibuje una pequeña sonrisa ante su comentario y negué levemente con la cabeza, aunque intentara hacernos ver a nosotros, los cazadores, como asesinos estaba muy lejos de lograrlo.
-No creo que en tu pequeña y vacía cabeza entre lo que quiero decirte. Pero puedo asegurarte que nosotros  no matamos porque nos gusta. Además nosotros jamás asesinamos a otro cazador, en cambio ustedes se matan entre demonios. No tienen siquiera códigos. Y después se hacen llamar hermanos.
Era muy hipócrita de su parte hacerse llamar hermanos y luego asesinarse de esa manera. Me quede un momento en silencio comenzando a sentir que tal vez eso también iba a tener que hacerlo yo en algún maldito momento de mi vida, y aunque intentara escapar o buscarle otra vuelta, sabía que la única solución era la que papá me había comentado meses atrás en el hospital. Apreté los dientes con bronca sabiendo que la gran hija de perra de Ruby iba a agarrarse de eso para lastimarme y gozar de lo que yo terminaba de decir. Debía mantener la calma para no tomar a esa mujer del cuello al escuchar su retrucada con este tema.
-¿No conviven todos juntos los hijos de perra? Pensé que compartían la casa como una familia feliz.
Encontrar al demonio de ojos amarrillos últimamente se me estaba haciendo muy difícil, desde que papá se había marchado del mundo de los vivos no había vuelto a cruzarme con él, ni siquiera escuchar de algún cazador que se había encontrado con él después de un pacto importante con alguno de sus hijos o aliados. Era impresionante ver como a pesar de todo lo que estaba sucediendo en la tierra y en el infierno, aquella rubia mantenía la calma como si tuviera todo calculado en su maldita y asquerosa vida. Odiaba eso de ellos, nosotros vivíamos día a día con la duda de si íbamos  a sobrevivir o no un día más.  Nuevamente la rubia afilo su lengua llena de veneno y sin más disparo nuevamente contra mí, realmente estaba buscando que la asesine frente a todos los cazadores que se encontraban en ese bar.
-Sí, es amor al trabajo. Yo no mataba para vengar la muerte de nadie, lo hacía porque mi padre me enseñó a amar el trabajo familiar. Hace meses me dedico a esto por venganza, pero porque ustedes lo buscaron de esa manera.
No estaba entendiendo a donde quería llegar la rubia con esa ideología, ambos asesinábamos por amor al trabajo, ellos disfrutaban ver sufrir a los cazadores, mientras que nosotros gozábamos al verlos sufrir a ellos pidiendo por un minuto más de vida en el infierno. La risa de aquel demonio me sacó de mis pensamientos y clave mi mirada en ella, era inevitable ver como ella disfrutaba cada una de sus palabras, sabía que yo estaba desesperado por un poco de información y ella a penas me decía lo que quería escuchar. Odiaba cuando llevaban ventaja de saber lo que sucedía en las profundidades del infierno.
-No va a quedarte muy bien el papel de adivina, aunque si no confió en las brujas, menos pretendas que confié en ti.
Aunque lograra sacarle a Ruby algo de información, sabía que no debía confiar cien por ciento lo que me contaba, después de todo ella buscaría la manera de mentirme para que las cosas salieran en beneficio de ella.
-Si sabes que hay una gran movida allá abajo, es porque algo debes saber. Pero está bien que no quieras contarme, no creo que seas capaz de traicionar a los tuyos a cambio de nada. ¿No es así?.
Las personas como ella, o mejor dicho los demonios como ella siempre buscaban la manera de dar información a cambio de algo que los beneficiara, rara vez hacían una obra de caridad sobre todo con algún cazador.
-¿Qué quieres a cambio? Tú me dirás lo que sabes y yo te daré lo que quieres. Intenta no pedir sexo, no suelo acostarme con demonios de ninguna clase.
Haría lo que fuera porque me diera algo de información, menos acostarme con ella, a pesar de lucir un cuerpo llamativo y ser una rubia bastante bonita, la simple idea de que sea un demonio terminaba por matar todas las buenas cualidades de ella.
-¿Guardar? Yo no guardo nada. Soy tal cual lo que ves. ¿Acaso no te han contado como es el verdadero Dean Winchester?.
Guardar, guardaba muchas cosas, entre ellas dudas y miedos. Aun no comprendía que iba a suceder con mi hermano y aquella rubia en vez de darme una idea solo comenzaba a quitarme tiempo y a fastidiarme. Aclare un poco mi garganta y me cruce de brazos observando como una nueva camarera traía mi botella helada de cerveza y observaba con cara de asco la compañía de Ruby. Por unos instantes el clima en la mesa se notaba algo tenso y comenzaba a sospechar que si las cosas no sucedían rápido alguno iba a salir sin vida de aquel bar, solo esperaba no ser yo. Luego de unos instantes la camarera se retiró del lugar sin decir una sola palabra.
-Veo que tienes muy pocos amigos… En fin… Dime… ¿Qué es realmente lo que le sucederá a Sam? Tú lo sabes, entonces será momento de que me lo digas.
No conocía el movimiento en el infierno, pero estaba seguro que comprendía mejor que yo los cambios que mi hermano empezaría a tener y alguien debía decirme como detenerlo sin tener que llegar a matarlo con mis propias manos, pasará lo que pasará, jamás asesinaría a alguien de mi propia sangre.
-Será mejor que hables rubia o tendré que sacarte la información de otra manera y puedo asegurarte que no será nada divertido para ti. Por eso… Comienza a hablar.
Y sin más remedio tome la botella de cerveza entre mis manos y con un leve empujón la deposite frente a la rubia. Era momento de que empezará a hablar y donaba mi cerveza por si su garganta se secaba de tanta información que tenía que darme.


Dean {Winchester}
avatar
Dean Winchester
Cazadores
Cazadores

Mensajes : 63
Fecha de inscripción : 01/07/2014
Edad : 38

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 1X01 Una vida normal (Libre)

Mensaje  Ruby el Jue Oct 30, 2014 12:26 am

Enmarqué una ceja, de igual manera no evitaba sonreír; su pensamiento acerca de los demonios era claramente el que le habían metido en su pequeña cabeza, todos los cazadores pensaban de igual manera. Lo miré, se suponía que el hombre que tenía frente a mí tuviera otro destino y no el que claramente estaba llevando. Tenía un porvenir impresionante y había decidido, junto con su hermano, ser arrastrado a las más oscuras profundidades del infierno, invadidos por un dolor ajeno. No entendía la pérdida de una madre, ni siquiera cuando era humana me acordaba de cómo era eso, pero lamentablemente tuvieron un padre que los obligo a participar de sus increíbles locuras.
De inmediato salí de mi estupor y de mis pensamientos y me dirigí a él –Nosotros nos asesinamos al igual que lo hacen los humanos. Estamos en guerra y se necesitan bajas para alentar a las partes- En las guerras todo se valía, estar de un bando y luego si te abrían los brazos pasarte al otro. En mi caso me valía por mí misma, sin la necesidad de depender de ningún demonio líder que me taladre la cabeza. Existían momentos en los que me veía como la reina del infierno, las cosas cambiarían, por otro lado sabría que no tendría demasiados adeptos, tenía mala fama. Si me dieran a elegir con cuál de los dos demonios apostaría para organizar de nuevo el infierno…no me quedaría con ninguno.
Me eché a reír a carcajadas, esas ocurrencias de Dean, ni siquiera podíamos estar todos en la misma habitación, era casi imposible que todos viviéramos en la misma casa, aunque existían demonios que lo hacían, al menos por un corto tiempo. No era por afinidad, era cierto que muchos sentimientos bonitos no teníamos, más bien huecos de algún recuerdo humano, el demonio que estaba cerca de otro era simplemente porque algo necesitaba o por el simple placer de mantenerse ocupado. Amigos no éramos de nadie y así vivíamos pacíficamente, realizando nuestro trabajo –No es gran hermano Dean. En el infierno si vivimos todos juntos y algunos no acaban bien ¿Podrías vivir con 200 cazadores que no conoces?- Le pregunte encogiéndome de hombros, a veces era tan inocente que hasta te daban terribles ganas de darle un beso.

Lo miré, había aprendido a amar lo que su padre le delego hacerlo –Si tu madre no hubiera muerto, no te hubieras dedicado a esto- Le dije apoyando nuevamente mi codo sobre la mesa y observándolo con cuidado. Dean era igual o más atractivo que su hermano, pero tan fácil de manejar. No era sencillo llegar a él, desconfiaba hasta de su sombra, otro regalito de su papá querido –Quizá tuvieras ahora dinero y una mansión en no sé dónde y mira donde estas ahora. En un bar a la noche, tomando una cerveza y llorando por un padre ausente que te dejo un hermano con sangre de demonio en su interior. Vaya que hermoso regalo- Reconocía que en aquellos momentos lo estaba pinchando para que reaccionara, no me iba a tocar un pelo, no en aquel bar, pero quizá si lo tomaba por sorpresa afuera, podía llegar a secuestrarlo por un ratito. No se podía hablar abiertamente; allí existían muchos cazadores que estaban a la espera de que Dean saltará, pero los humanos que quedaban por allí, saltarían en mi defensa, una mujer rubia, atractiva e indefensa, saldrían en su ayuda.
Estaba jugando muy bien su papel como interrogador, pero sin serlo. Él quería información de la guerra que se estaba creando en el infierno y yo necesitaba que su hermanito activara un poco, le podía brindar un poco de información –Sé lo mismo que todos. Dos demonios que se pelean por tener el poder. Reclutan gente- Y esa era todo lo que diría. Después de todo yo no sabía mucho al respecto –Si quieres más información tendrás que vértelas con otro demonio que esté más cerca de alguno de los grandes. Yo trabajo para mí sola- Y era cierto, corría por mantenerme a salvo porque era sabido que mi cabeza tenía un precio.

Me eché a reír a carcajadas –Sexo sabes que no quiero y si quisiera, te podría poner algo en la cerveza y te secuestro- Enmarqué una ceja ¿Cómo no se me ocurrió eso antes? Dean era atractivo a su manera y aunque muchas veces al hablar arruinaba todo su esplendor, diría que nunca me acostaría con un cazador, a menos que quisiera quitarle su diario –Algo de información te di al respecto de la guerra y hasta te dije que podías ver a uno de los demonios más allegados. Pero no sé quién es- Me encogí de hombros, era cierto. Nadie decía abiertamente en que partido jugaba –Ahora me toca a mí. El único, además de la Colt, que puede acabar con el demonio de ojos amarillos es tu hermano Sam, pero no está preparado para enfrentarse a él, debe aprender a usar sus poderes sobrenaturales. Azazel nunca se imaginó que le podía jugar en contra eso-Una mentirita más no le haría mal a nadie. Era cierto que Sam era importante en la historia, como también era verdad que el pequeño de los Winchester llevaba consigo un poder terrible. Pero la única arma que podía matar al demonio de ojos amarillos era la Colt, eso claramente no lo sabría Dean.
La camarera apareció de pronto, trayendo consigo una cerveza para mi compañero de la mesa. Noté su cara de odio contra mi persona. Levanté la vista para encontrarme con ella -¿Te debo algo linda?- Le pregunte con mi mejor sonrisa falsa que apareció de pronto. Ella me dedico una de sus peores miradas asesinas ¡Ay qué miedo! Y se alejó sin más –No necesito amigos- Le dije de forma tajante. Me quedé sorprendida ¿Dean Winchester regalándome una cerveza? Eso era un sueño -¿Es para mí? Ay Dios, hasta me has ablandado el corazón…bueno se supone- Me eche a reír y la tome, se encontraba helada entre mis manos, de igual manera no pensaba llevármela a la boca, no era tan estúpida –Sé que Sam tiene sangre demoníaca, eso ya lo sabes y no es novedad para ti. A medida que pasen los años, y mientras el demonio de ojos amarillos este en el poder, los poderes de Sam crecerán tanto que va a ser peligroso. Pero si usamos esos poderes contra el que le se los dio, podemos terminar de una buena vez por todas. Tu hermano poco a poco se convertirá en malo Dean- Y algo de verdad en mis palabras había. Después de todo Dean Winchester me había comprado una cerveza, se merecía que le dijera gran parte de la verdad…o media verdad




Blonde Ruby    
avatar
Ruby
Ojos Negros
Ojos Negros

Mensajes : 36
Fecha de inscripción : 04/07/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 1X01 Una vida normal (Libre)

Mensaje  Dean Winchester el Dom Nov 02, 2014 8:56 pm

Realmente la definición que ella comenzaba a darme sobre sus asquerosos actos me causaba una gracia interna, ninguno delos dos iba a dar el brazo a torcer con las definiciones que ambos teníamos del otro. En mi opinión ellos eran unos malditos asesinos que no les importaba en lo más mínimo a quien asesinaban, les daba lo mismo si era un humano, un cazador o uno de su misma raza. Opte por quedarme en silencio un momento hasta que aquella conversación de asesinos terminara, era discutir con una rubia sin llegar a ningún puerto seguro.
La risa de la rubia me daba a entender que algo de lo que había dicho estaba totalmente desconcertado de la realidad y ahora era ella la que gozaba de mis ideales locos y sin sentido.
-Era de esperarse que nadie ganara el premio al gran hermano. Si son todos asesinos y envidiosos de los logros de los demás.
Estaba casi seguro que en aquel infierno todos competían entre ellos, deseaban ser los más poderosos y sentían envidia cuando uno de los suyos escalaba más alto con menos esfuerzo. Eran una raza asquerosa y sumamente competitivas, les importaba más el poder que la vida de sus aliados o incluso su propia vida.
-¿Vivir con 200 cazadores?. Los cazadores no tenemos un lugar fijo muñeca, por ende sería imposible que los 200 estuviéramos juntos.
No me imaginaba vivir con tantos cazadores en una misma casa, apenas podía vivir con mi hermano Sam y eso ya me parecía suficiente.
-Además nosotros no confiamos en cualquiera.
Retruque mi frase para que se diera cuenta que nosotros no éramos como ellos. En su clan eran todos conocidos por ende su convivencia era mucho más sencilla que la nuestra, donde hoy en día cualquier sujeto se hacía cazador.
La conversación marchaba dentro de todo bien, hasta que la rubia abrió su boca de nuevo para llenar mis venas de ira. Podía soportar que hablara de los cazadores como asesinos y hasta incluso de mí mismo, pero no iba a tolerar que hablara de mi madre, de mi padre y de mi hermano como si fueran los que me condujeron al trabajo esclavo y obligatorio de la cacería de aquellas asquerosos criaturas. Apreté los dientes con fuerza y con un rápido movimiento tome la muñeca de la rubia que se encontraba descansado sobre la mesa del bar entre mis manos para acercar un poco rostro junto al mío.
-No tienes ni idea porque me dedico a esto. Asique rubia será mejor que mantengas tu maldita boca cerrada con mi historia.
Y sin llamar demasiado la atención de las demás personas del bar, quite mis manos de su muñeca volviendo a mi posición inicial, nadie había notado mi extraño comportamiento y nadie se percataría hasta el momento que aquella mujerzuela no era nada más y nada menos que un maldito demonio.
Realmente esa mujer podía hacer sentir hasta al más fuerte en una basura, y aunque me sintiera de esa manera no iba a demostrarlo frente a ella, después de todo eso es lo que estaba esperando ver desde el momento en el que sus pies pisaron ese bar. Tragué mi bronca como pude y dibuje una pequeña e irónica sonrisa en mi rostro.
-Que lástima cariño que no empieces a ver bien las cosas. Yo no estoy llorando por la muerte de nadie, solo vine aquí a tomar una cerveza y a comer algo. ¿Está mal?.
Estaba algo cansado de escuchar siempre la misma historia sobre la guerra que se avecinaba, solo eran dos malditos demonios que se enfrentaban en una guerra para ver quien se quedaba con el poder del maldito infierno.
-Y si tanto desean el infierno ¿Qué tenemos que ver nosotros con todo eso? Aquí nadie quiere ese infierno. No tenemos porque nosotros participar de esa guerra. ¿Ustedes cómo demonios sin nada que hacer, no piensan lo mismo que yo?. No los veo con agallas de enfrentarse a una guerra.
No entendía que tenía que ver la guerra de ellos con los cazadores y que papel jugarían los otros demonios. Había muchas preguntas que quería contestar, pero aquel maldito demonio estaba seguro que no soltaría una sola palabra más, ella tenía tiempo para hacer ese juego del misterio, en cambio a mí ya me estaba agotando su juego y la paciencia se me estaba yendo en cada suspiro que largaba. Por fortuna la rubia comenzaba a darme un poco más de información pero aun así sin soltar muchos datos, estaba seguro que si hablaba de más alguno de sus hermanos se encargaría de terminar con su vida de humana.
-Otro demonio que este cerca de los grandes… ¿Será mucho pedirte un nombre? No entiendo los chistes internos de los demonios.
De tantos demonios que conocía se me hacia imposible saber a quien tenía que recurrir para que me diera una mínima pista de lo que estaba por suceder con la guerra, y no tenía ganas de hablar con cada uno de ellos, lo que menos deseaba era sentarme en una mesa a beber una cerveza con esos malditos, la rubia era la única excepción por el simple hecho de que ella misma se había invitado a sentarse en mi mesa.
Nuevamente su boca se abrió para darme un poco más de datos, esta vez se relacionaban con mi hermano y con la sangre que comenzaba a correrle por las venas… Ruby me estaba diciendo que Sam era ahora quien podía acabar con Azazel…. Si era así comenzaba a temer que mi pequeño hermano se transformara en uno de ellos, yo no podría salvarlo pero tampoco podría matarlo.
-¿Sam acabar con Azazel?.
Había algo que no me estaba cerrando del todo, como era posible que mi hermano, un simple civil que se dedicaba a la cacería podía acabar con el demonio más poderoso de todos. Comencé a sospechar que Ruby estaba inventando algunas cosas para que le entregara a mi hermano en sus manos sin que me interpusiera en su camino. Aunque una parte de sus palabras aun giraban en mi cabeza, ya no sabía en quien creer y en quien no, estaba tan desesperado por una maldita respuesta que comenzaría a creer en cualquiera, después de todo papá no me había dado mucha información sobre lo que le sucedería a Sam y eso comenzaba a sacarme completamente de mis casillas, en ese maldito mundo no se podía confiar en nadie, todos querían la cabeza de mi hermano entre sus manos o mejor dicho todos querían algo de los Winchester en su poder.
-Vaya, una simple cerveza ablanda tu podrido y frío corazón.
Había tenido mejores ideas para conquistar la confianza de un demonio, no sabía que con algo tan simple y sencillo como una cerveza ganaría algo, tal vez la rubia era más fácil de conquistar de lo que parecía. Se regalaba por muy poco y eso me daba sospechas.
-¿Nunca te regalaron una cerveza? Vaya veo que sales con personas poco caballeras. Disfrútala por mí.
Vi como tomaba la botella helada entre sus manos pero aun así no se la llevaba a la boca, tal vez había ganado la confianza de la rubia, pero no iba a beber de aquella bebida, seguramente desconfiaba de la camarera que muy poco amable había sido con ella. Las últimas palabras de aquel demonio giraron en mi cabeza una y otra vez… “Tu hermano poco a poco se convertirá en malo Dean”… y si eso realmente sucedería… ¿Qué es lo que debería hacer? ¿Matarlo?. Sentí como el miedo se apoderaba de mi, pero contuve mis miedos en aquellos momentos, no iba a demostrar nada frente a ella, no quería que se agarrara de ninguno de mis sentimientos para que me usara como un peón.
-Y ¿Cómo hago para que Sam no se convierta en malo? ¿Acabar con Azazel hará que todo esto se detenga?.
Eran muchas preguntas para ella, necesitaba una respuesta de cada una de ellas pero al mismo tiempo sabía que era la persona menos indicada a la que estaba preguntándole las cosas, seguramente no me daría una ayuda en todo eso, sabía jugar muy bien su juego de hija de perra y dejaría que el miedo se apoderada de mi sin tener una sola respuesta a mis pregunta.
-Déjame adivinar tu respuesta a todo esto…
Me adelante a decirle antes de escuchar de su boca la típica respuesta del “No lo se, Dean”, no quería escucharlo y menos con su chillante voz de sabelotodo.
-¿Qué tengo que hacer para que me des las respuestas? ¿Te compró una hamburguesa con papas de regalo?.
Si con una simple cerveza había logrado gran parte de la información, tal vez con un poco de comida lograría alguna respuesta de mis preguntas ya antes echas, después de todo lo único que perdería en esos momentos es un poco de dinero.


Dean {Winchester}
avatar
Dean Winchester
Cazadores
Cazadores

Mensajes : 63
Fecha de inscripción : 01/07/2014
Edad : 38

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 1X01 Una vida normal (Libre)

Mensaje  Ruby el Lun Nov 03, 2014 1:31 am

Muchos de los demonios que ahora vagaban por la tierra, no eran civiles normales, con trabajos aburridos y deseando más poder y dinero. Algunos de ellos también habían sido cazadores, eran esos los que amaba tomar el cuerpo de algún colega y manejarlo como si se tratara de un muñeco de goma espuma –Los demonios tampoco estamos todos encerrados en un mismo sitio y más sabiendo que hay un hueco pequeño donde podemos salir al mundo exterior- Esa grieta era un secreto en el infierno, hasta que se fue expandiendo por todos los pasillos, era por eso mismo que muchos de mis hermanos estaban saliendo a la luz. Algunos eran tan despiadados que necesitábamos aniquilarlos y regresarlos al infierno o simplemente que se fueran al purgatorio, un sitio que nadie quería conocer por sus terribles historias. Lo miré, mientras me preguntaba las ideas locas que Dean tenía en su cabeza –Déjame decirte que tampoco tenemos cuernos en la cabeza- Las películas no ayudaban mucho cuando se trataban de cosas de horror ¿Qué diablos era eso de que los demonios teníamos cuernos enormes y éramos extremadamente feos? Ni se acercaba a la idea original -¿Qué quieres decir? ¿Qué nosotros confiamos en cualquiera? Bueno en esa parte te equivocas- No todos nos decíamos que íbamos a hacer, cada uno tenía una misión que debía cumplir, en mi caso trabajaba sola y las órdenes me las daba yo –Los demonios tampoco confiamos en nada ni en nadie, uno nunca sabe cuándo puede caer en una trampa- Y a los cazadores les encantaba jugar el jueguito de “atrapa a un demonio” Era por eso mismo que cuando entraba a un bar y alguien me invitaba una cerveza, no la bebía.

Noté que sus dedos se cerraban en torno a mi muñeca, fruncí el ceño pero esa expresión duró poco en mi rostro, ya que la sucedió un rostro lleno de confusión. Dean estaba tan cerca de mí que hasta podía contarle las pecas que estaban esparcidas en su nariz –Uh, salió el Dean malo, no iba a faltar mucho para que sacará en ti la chispa que tanto me gusta- Y le sonreí abiertamente, quería fastidiarlo, él era un hombre muy guapo pero no era de mi tipo. Se alejó, dejando mi muñeca nuevamente libre de aquellas garras, sí que el muy maldito tenía fuerza –Tu historia es la leyenda de cualquier demonio, siéntete orgullo ¿Quieres?- El apellido Winchester era temido y hasta alabado en algunos casos, nadie quería encontrarse con ellos porque era evidente que ningún demonio regresaba con vida, ellos portaban un historial de asesinatos de mis hermanos que llenaban millones de estantes y cajones. Si en aquellos momentos me encontraba allí con él era porque sabía que no estaba armado, que desde la muerte de papito y de que Sam y Dean se separaron, las cosas para el mayor habían sido duras y básicas, quizá su arma estuviera descansando en la guantera de su coche, pero no la tenía junto a él.

Claro que no quería enfrentarme en una guerra que encima no me pertenencia y que lo más probable fuera que no me quedará nada de ella más que una muerte poco digna y más siendo una de las traidoras. Lucharía por mi propia guerra y trataría de ganarla al menos me llevaría a muchos de ellos. Me encogí de hombros –No, nadie quiere luchar pero lamentablemente aquí en la tierra hay humanos que tienen mucho poder y son necesarios- Eso era todo lo que le diría, al menos de momento porque no deseaba revelar toda mi información. Azazel había hecho civiles especiales, colocando especial atención a aquellos niños que eran allegados a cazadores, no era ningún idiota –Hay que hacerlo y cada uno va a luchar por lo que cree que es realmente necesario. Considero que cada uno tiene que luchar su propia guerra. Yo trato de que no me maten- Comenté sin dejar de compartir mi mera opinión, era cierto que trabajaba para mí, para poder sobrevivir, aunque también pensaba en grande y si podía sacar provecho de toda la situación estaba más que claro que lo haría sin importarme demasiado a quién debía asesinar.
Negué con la cabeza, no podía darle un nombre ¿Qué se piensa que soy? ¿Wikipedia? –No, no puedo darte un nombre. Sería ser más traidora de lo que ya soy- Le dije alzando ambas cejas, si mis hermanos me querían ver muerta porque me había podido escapar de las garras del demonio de ojos amarillos, si le llegaba a decir a un Winchester quién podía llegar a saber algo al respecto de Sam, La colt y todo ese embrollo, siquiera el nombre del demonio en cuestión no tendrían compasión por mí.
-¿Qué no has entendido de lo que te dije? Si, Sam es el único que puede acabar con Azazel- Me regocije internamente, mis palabras habían llegado a Dean Winchester, eso quería decir que a pesar de que no me creyera una sola palabra, empezaría a dudar y quizá comenzará un interrogatorio con algunos cazadores, eso me dio una buena idea –Se ve que tu padre no tenía demasiada información. Sé que hay muchos cazadores que han estado con tu padre saben acerca de las condiciones de los chicos especiales del demonio de ojos amarillos- Azazel le encantaba llamar a su ejército “Chicos especiales de Azazel” y estaba al tanto de que muchos cazadores estaban tras la pista de alguno de ellos.

La cerveza seguía entre mis manos, sentía como poco a poco el frío comenzaba a evaporarse, de igual manera no tenía pensado tomármela –Puedes matar al demonio de ojos amarillos si es lo que tanto deseos y quizá salves a Sam. Pero recuerda que para acabar con él tendrás que conseguir la Colt y ¿Dónde está? Porque no la veo colgando en tu cintura- Comenté con sarcasmo, era mucho más sencillo lograr que Sam pusiera en práctica sus poderes sobrenaturales, a que lleguen a conseguir el arma a tiempo, pero Dean era realmente terco, noté que me iba a resultar muy complicado poder usarlo para llegar a Sam.
Me eché a reír con ganas, lo que me gustaba de Dean era lo espontaneo que podía ser, lo que claramente le faltaba a Sammy. Negué con la cabeza, quizá dándole más información de lo que realmente quería –Has visto que la cerveza no la toque y por obvias razones no la tocaré tampoco ¿Qué te hace creer que si tú me compras una hamburguesa me la comeré?- Pregunte vertiendo la cerveza en el suelo. La camarera se hizo presente de pronto, con el ceño fruncido y con ganas de asesinarme –Ups, lo siento, se me cayó- Deje caer las últimas gotitas y coloqué de nuevo la botella sobre la mesa. No entendí lo que me dijo la muchacha, de seguro que era alguna maldición, porque fue bastante larga, mientras limpiaba la mugre que había realizado –Ya te dije todo lo que sé- Volví la mirada a Dean, realmente no tenía mucha más información de la que le estaba diciendo –Tendrás también que conseguir tus fuentes. No sé si Sam está al tanto de su condición- Realmente no lo sabía, pero alguien tenía que decírselo. Le sonreí y espere a ver su reacción.




Blonde Ruby    
avatar
Ruby
Ojos Negros
Ojos Negros

Mensajes : 36
Fecha de inscripción : 04/07/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 1X01 Una vida normal (Libre)

Mensaje  Dean Winchester el Mar Nov 04, 2014 7:37 pm

Deseaba en aquellos momentos encontrar aquel hueco por donde salían los demonios de su gran casa de Gran Hermano y taparlo con cemento secado rápido para no volver a ver sus caras por el resto de mi vida, aunque sabía que aquellas palabras no eran nada más que puro sarcasmo de su boca al igual que su frase con respecto a los cuernos que debería llevar sobre su cabeza como solían hacerlos en los dibujos animados y en las clásicas películas.
-Unos cuernos a ti sobre tu cabeza te quedarían mejor. Por lo menos te verías bonita.
Realmente aunque le pusieran cuernos sobre su cabeza sería siendo un simple y maldito demonio, para mi gusto nada de lo que pudieran ponerle la haría ver linda. Aunque sabía que varios cazadores al verla quedaban deslumbrados por su belleza y luego por su maldad e ironía.
Dibuje una pequeña sonrisa en mi rostro, ya que estaba seguro que con mis palabras estaba en lo correcto, desafortunadamente ella no pudo comprender a lo que me refería cuando decía que confiaban en todo el mundo.
-¿Estás segura? Yo me refiero a que ustedes confían en cualquier persona o cazador que quiere hacer un pacto con ustedes. Eso es confiar en cualquiera, después de todo los pactos es su trabajo.
Debían tomar cualquier pacto que les diera algún beneficio a ellos sin importar quién era la persona que requería de sus servicios. En cambio los cazadores, o por lo menos la mayoría de ellos, no confiaba en nadie, ni siquiera aunque algo les beneficiara a ellos mismos.
Aunque intentara calmar mi ira era casi imposible con aquella maldita mujer que ante cualquier palabra que salía de su boca hacia que mis pelos se erizaran y corriera por mis venas el pleno deseo de matarla. Apreté los dientes con fuerza, no quería volver a darle el gusto de enojarme, después de todo eso es lo que había ido a buscar desde que sus pasos se hicieron presente en ese maldito bar.
-Me importa un demonio ser la leyenda de los tuyos.
Aunque en mi interior sabía que mi padre se había encargado de dejar una buena historia de los Winchester, cualquiera que portara ese apellido sería el miedo de cualquier demonio o de cualquier cosa sobrenatural, desafortunadamente en esos momentos yo no sería el miedo de ningún apellido, no me encontraba equipado para cometer el asesinato de ningún demonio más, por lo menos no por ahora.
Note como la rubia de a poco comenzaba darme un poco más de pistas con lo que tal vez sucedería en la guerra tan temida, pero aún me quedaban muchas preguntas y dudas que nadie quitaría en aquellos momentos, debía tener cuidado con Ruby, nunca podía confiar cien por ciento en ella, los demonios se encargaban de decir una parte de la verdad y otra parte era lo que uno mismo deseaba escuchar. Conocía sus trucos y no caería en ellos aunque el tema se tratara de mi pequeño hermano Sam.
-No entiendo cual es el papel que van a jugar los chicos especiales. Y seguramente no serás tú quien me de esa respuesta.-
Le ahorraba a la rubia gastar saliva con un simple “No lo sé, Dean” o “No puedo decirte eso”, prefería que mi propia cabeza me lo respondiera antes de escuchar la voz chillona de aquel demonio.
Y finalmente como era esperado aquella mujerzuela no iba a darme el nombre de ninguno de sus hermanos, era bastante traicionera pero sabía resguardar muy bien a sus propios hermanos, después de todo eran parte de su familia, aunque la mayoría del tiempo se desligara de ellos. Por lo menos reconocía en sus palabras que era una traidora.
Nuevamente las palabras de aquel demonio comenzaron a amontonarse en mi cabeza, no podía creer en todo lo que me dijera, pero al mismo tiempo temía que si dejaba pasar algo de lo que me decía perdería la mayoría de la información con lo que comenzaba a pasarle a mi hermano Sam. Cerré los puños de mis manos con fuerzas conteniendo la impotencia de no saber que era lo que realmente estaba sucediendo a mi alrededor, comenzaba a maldecir a mi padre por lo que había dejado sobre mi poder. No quería pasar por eso solo y lo peor de todo es que en esos momentos me encontraba solo.
-Y ¿Tú pretendes que haga un casting con todos los cazadores para ver quién puede darme más datos sobre los chicos especiales?.
La mayoría del tiempo cuando me dedicaba a la cacería intentaba tener el mínimo conversación posible con los cazadores, cuanto menos contacto tenía con ellos me resultaba mucho mejor. Sin duda aunque intentara buscar un poco de ayuda, me encontraba solo con una guerra que se avecinaba y un hermano que pronto se convertiría en un ser malvado al cual debería asesinar con mis propias manos. Exhale un largo y agotador suspiro, realmente pensar en lo que se venía más adelante me resultaba totalmente estresante. De pronto la palabra Colt me saco de aquellos pensamientos y coloque mis ojos sobre la rubia sentada frente a mi.
-Si tuviera la colt en mi cintura, puedo asegurarte que en este momento la estaría usando para dejar un lindo hueco en tu frente.
Y sin más dibuje una rápida e irónica sonrisa en mi rostro. Sabía que aunque tuviera la Colt no la usaría, no malgastaría la única bala en esa mujerzuela. Sin duda el paradero de aquella arma comenzaba a desesperarme. Era más fácil acabar con la guerra que lograr sacarle la Colt al maldito de Azazel.
Como era de esperarse, sabía que aquella rubia no tomaría la cerveza por miedo a que yo le hubiera colocado agua bendita, pero era algo imposible, después de todo yo no había tenido tiempo de tomar la botella entre mis manos para colocar aquel mágico líquido, pero estaba seguro que su miedo venía más por el lado de su nueva amiga, la camarera, quien con una mirada de odio le había dado la pauta de que le haría la vida imposible en ese bar si molestaba demasiado. Dibuje una pequeña sonrisa en mi rostro y me encogí levemente de hombros, poco me importaba si ella comería o no la hamburguesa.
-Mira muñeca, si tú tienes pocos amigos por la vida, no es mi culpa. Yo tendría miedo de que mi hamburguesa venga con baba extra más que con agua bendita.
A nosotros los cazadores no nos hacía nada el agua bendita, por ende no nos preocupaba con que estaba hecha la cerveza, en cambio a esos malditos les producía un dolor que pocos eran amables de explicarnos. Observe como la rubia tomaba la botella entre sus manos y sin mas volcaba todo su contenido en el suelo del bar, pude ver como la camarera le dedicaba toda la mirada de odio posible y comenzaba a decirle un lindo rosario de largas malas palabras recordando desde a su madre, hasta su padre. Fruncí el ceño algo desconcertado, realmente no era necesario hacer eso y mucho menos a esa mujer, yo si hubiera sido ella le hubiera rezado un lindo padre nuestro para que sintiera lo que era limpiar su propia mugre.
-Lo siento. Tiene serios problemas, es algo especial. Es mi hermana, mamá no la deja salir sola porque es algo torpe, hoy en día se nos escapó
Note como la camarera sonreía ante mi comentario y regrese mi mirada a la rubia, realmente aquello había sido de muy mala educación.
-No te preocupes rubia, buscaré mi propia fuente. Solo intenta no meterte en mi familia. O me obligaras a meterme con la tuya y no será de la mejor manera
No quería de ninguna manera que aquella hija de perra hablara con mi hermano con respecto a sus poderes y su nueva condición, igual gastaba saliva en vano, aunque le pidiera que no se acercara a Sam, estaba seguro que ya se había encontrado con él para ponerlo al tanto de todo lo que iba a sucederle de ahora en adelante. Sin duda era hora de ir a buscar a Sam para adelantarme con las cosas o por lo menos mantenerlo vigilado de aquella perra.
Sin más que investigar en ella, impulse la silla del bar con mis pies, alejando mi cuerpo de la mesa, y me levante. Coloque una de mis manos en los bolsillos de mi chaqueta y saque unos cuantos dólares para dejar arriba de la mesa, para mí aquella charla estaba terminada.
-Yo invito esta vez. Dejo propina para tu amiga. Intenta no robarte el dinero.
Sabía que para los demonios el dinero era algo sin sentido, pero era bueno aclarar aquellas cosas. Sin más que decir gire sobre mis talones y me retire de aquel bar, después de la charla con aquella mujerzuela comenzaba a sentir miedo, mucho miedo por mi pequeño hermano Sammy.


Dean {Winchester}
avatar
Dean Winchester
Cazadores
Cazadores

Mensajes : 63
Fecha de inscripción : 01/07/2014
Edad : 38

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 1X01 Una vida normal (Libre)

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.