Conectarse

Recuperar mi contraseña





Últimos temas
» The song of the devil -O.P-
por Olivia Parrish Dom Abr 12, 2015 8:51 pm

» 001 Back to hell -Libre-
por Crowley Vie Abr 03, 2015 12:53 am

» 002.3 Advertencia [Libre]
por Livila West Mar Mar 31, 2015 10:50 pm

» Whisper of Locket - Foro Harry Potter 3ª G - [AFILIACIÓN NORMAL]
por Invitado Mar Mar 10, 2015 3:26 pm


002 A Kiss for a Soul [Libre]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

002 A Kiss for a Soul [Libre]

Mensaje  Olivia Parrish el Dom Dic 07, 2014 11:19 pm

Olivia salió del hospital victoriosa, repasando las comisuras de sus labios con sus dedos pulgar e índice para acomodar el brillo labial rojo en su lugar. Acababa de dar su último beso de la jornada y archivar un contrato más en su lista por cobrar. La noche había caído sobre la ciudad hacía mucho y la luna llena estaba en su punto más alto, bañando la calle con un brillo perlado que brindaba claridad.
Se la pasaba bastante a menudo merodeando los hospitales del pueblo, muchas veces haciéndose pasar por enfermera. Era el lugar perfecto para hacer tratos. Dado que los tratos en los cruces habían disminuido en los últimos meses, se las había tenido que ingeniar para no bajar el número de almas que se ganaba cada día. Era una muy buena semana, de hecho, tenía algunos tratos por cobrar en los próximos días. Estaba segura de que Trueno, su hellhound, estaba ansioso por salir de la casa. Le gustaba acompañar a su mami al trabajo, era una mascota devota.

El repiqueteo de sus tacones hacía eco en los rincones de la calle. El pavimento estaba húmedo por una reciente lluvia, por el contrario, el clima era bastante cálido y agradable. Su envase humano tenía ciertas necesidades que satisfacer y, con el correr de los años, cargaba con algunos vicios y caprichos que Olivia había adquirido. Le gustaba darse unos largos baños de tina luego de sus largas jornadas en la calle. ¿Quién dice que ser un demonio apasionado por el trabajo no es una tarea dura? No solía beber pero cuando lo hacía acostumbraba a degustar cosas que fuesen placenteras para su paladar, más precisamente, siempre se aseguraba de tener en su bar personal una botella de Jack Daniels. ¿Cigarrillos? Era fanática de los Camel y de sus ingeniosos empaques, que habían ido cambiando con el paso de los años. Gustaba, cada tanto, de fumar Lucky Strike porque eso se consideraba ella en ese mundo: un golpe de suerte para los mortales.

Dobló la esquina preguntándose si debía dirigirse a su casa. Estaba a un par de cuadras. Sería una noche aburrida sin nadie a quién torturar y sin poder meterse en los pantalones de algún imbécil que creería que era lo suficientemente atractivo como para llevarse a una chica así a la cama. Tal vez debía retrasar su vuelta a casa y parar en algún bar. No era difícil, teniendo en cuenta la apariencia de su bello envase, llamar la atención de los hombres. Por otro lado, los bares siempre estaban más o menos infestados de cazadores imbéciles que creían que podían hacerse la noche metiéndole una bala en la cabeza. No había nada que le molestase más que eso.
Conocía algunos lugares y sabía bien a cuáles no le convenía ir si quería salir en una pieza. Cruzó la avenida y tuvo que apurar el paso por un imbécil que por poco le pasa rozando la falda.
- ¡Idiota! - le gritó al automovilista que había sacado ya dos cuadras de ventaja.


avatar
Olivia Parrish
Ojos Rojos
Ojos Rojos

Mensajes : 11
Fecha de inscripción : 06/12/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 002 A Kiss for a Soul [Libre]

Mensaje  William Foster el Jue Dic 18, 2014 8:52 pm

Días después de todo lo sucedido, días después de haber socavado en la mayor pista que tenía sobre mi fugitivo estrella y haber huido de una parva de malditos demonios que buscaban algún tipo de venganza por mano propia, estaba finalmente en condiciones de seguir mi camino fuera aquel hotel de mala muerte. Claro que lo primero que había hecho había sido comenzar con algunos llamados para recolectar información sobre aspectos que habían salido a la luz con la cinta de video que Jo, la blonda mesera del Road House, me había facilitado, por decirlo de alguna manera, pero el aspecto de los demonios vengadores, debía reconocer que me mantenía con cierta intriga y mucho más alerta de lo normal. Aquel había sido un ataque inesperado, en un lugar verdaderamente inesperado, por no decir casi suicida, y eso hablaba de la rabia o tal vez la necesidad inmediata de aquellos idiotas por borrarme del mapa cuanto antes. Aunque no pareciera, tenía muchas más posibilidades de seguir adelante con este último tema que con el primero. Mis contactos estaban alerta sobre cualquier información adicional que pudiera ayudarme a poner fin a mi búsqueda principal, pero los demonios eran cosa fácil en una ciudad o pueblo cualquiera, así que matar el tiempo haciendo mis propios trabajos sucios no me parecía tan mala idea. Y casi como si se tratara de un suceso trillado, me encontraba entonces dando vueltas en mi automóvil, recorriendo lentamente los alrededores de los bares céntricos en los que sabía que no habría cazadores. He allí el tesoro que esperaba encontrar pronto.

La madrugada ya había avanzado demasiado cuando comenzaba a rondar los últimos sitio. Solo gente normal vistiendo la última moda, hablando como toda la gente normal que intentaba vestir a la última moda, y entonces, todo comenzaba a volverse aburrido y monótono, y el malestar que eso me causaba era fácil de percibir en mi actitud entonces. Ya no pasaba a baja velocidad por los sitios, sino que comenzaba a pisar más y más el acelerador para no perder tiempo en aquellas cotidianidades de la noche en aquel área que resultaba ser como cualquier otra, y de un segundo a otro, en una milésima de distracción, casi atropello a una estúpida que no miraba por dónde cruzaba. Me gritó, como lo hubiera hecho cualquiera en su lugar, pero mi malestar se había vuelto enojo y un pronunciado gesto con mi dedo índice asomó por la ventanilla de conductor de mi vehículo. Acompañe aquello con una sonrisa un tanto siniestra, y contemple como aquella muchacha seguía su rumbo, no sin antes sentir cierta familiaridad en su manera de andar, como si se creyera la reina del baile, pero no a la altura del egocentrismo de cualquier mujer bella de su talla. Su ego era el de una diosa, el de una criatura que se creía más allá de la divinidad humana. En el fondo sabía que lo era, pero no podía cometer errores. La seguí lo más lejos y despacio posible, y cuando supe que la perdería de vista aparqué decidido a bajar y seguir mi potencial casería a pie. Parecía que la suerte estaba de mi lado aquella noche poco prometedora al fin de cuentas.


avatar
William Foster
Cazadores
Cazadores

Mensajes : 24
Fecha de inscripción : 04/09/2014
Edad : 33
Localización : On the Road.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 002 A Kiss for a Soul [Libre]

Mensaje  Olivia Parrish el Dom Dic 21, 2014 2:30 am

A los demonios si se les daba bien manejar, tenían buenos reflejos. A juzgar por la torpe maniobra del conductor, Olivia juraba que cualquier ser vivo era capaz de manejar mejor que ese imbécil. A pesar de la distancia, alcanzó a ver el gesto poco amable que le dedicó el conductor. No se sorprendía, ella no era ningún ejemplo de buenos modales. Sin embargo, deseaba en lo profundo de su ser que ese estúpido auto se estrellase contra un árbol y volase en mil pedazos. Le gustaban los finales violentos.
Luego de cruzar la avenida, continuó su paso por el borde de la acera pobremente iluminada. Quizá tuviese suerte y encontrase en su camino algún vagabundo dispuesto a hacer un trato a cambio de un plato de comida. Los tratos de última hora nunca estaban demás y a esos nadie los extrañaba al momento del cobro. Le encantaba el aroma de la desesperación, la ansiedad y el miedo. Sacó un aplastado paquete de cigarrillos del bolsillo de su chaqueta y extrajo delicadamente el último que le quedaba. Aplastó el envoltorio entre sus manos y lo botó en la acera. Se frenó e inspeccionó un poco los alrededores mientras se llevaba el cigarrillo a la boca, con una mano, y con la otra tanteaba sus bolsillos buscando su encendedor. Todo estaba inusualmente tranquilo. ¿Por qué? Le dio una larga calada al cigarrillo entrecerrando los ojos. ¿Cuál sería el paradero actual del magnífico Rey al que tanto buscaba? Dejó escapar lentamente el humo entre sus labios entreabiertos. Muchas cosas se decían de Crowley en ese momento. Nadie perdía la oportunidad de murmurar y hacer correr los chismes. Sin embargo, ninguna pista la convencía lo suficiente como para emprender una búsqueda.

Si la tenía sobre aviso la aparición de un demonio de ojos negros del que poco se sabía. Era la última persona que sabía que había visto a Crowley con sus propios ojos. Se escondía tan bien que le había perdido la pista. En realidad, nunca se la había podido seguir. Algo le decía que si lo encontraba iba a estar un paso más cerca de su tan ansiado Rey. El hilo de sus pensamientos se correspondía con el ritmo de su andar. Un dejo de ansiedad y algo de urgencia se entremezclaba con el aire que entraba y salía de sus pulmones por pura inercia. Ciertos rincones de la ciudad solían caracterizarse por aromas particulares. Aún así, no había logrado volver a encontrar la intensidad de emociones, ese deleite para sus sentidos, que le brindaba su bella Italia.

Decidió tomar el camino largo y pasar por el parque. Prefería dilatar el regreso a casa pues estaba muy aburrida. La noche parecía muerta. El manto negro del firmamento había caído sobre la ciudad sin dejar una sola estrella a la vista. El brillo de la luna llena era suficiente para iluminar el parque entero como si alguien hubiese encendido un foco gigante. Olivia se desvió de la acera y comenzó a caminar sobre la hierba, que dejaba mudo al repiqueteo de sus zapatos. El cigarrillo casi se le acababa. Se sentó en un banco, desierto como el resto del lugar, y aplastó la colilla dejando un pequeño círculo negro sobre de la madera.


avatar
Olivia Parrish
Ojos Rojos
Ojos Rojos

Mensajes : 11
Fecha de inscripción : 06/12/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 002 A Kiss for a Soul [Libre]

Mensaje  William Foster el Mar Dic 23, 2014 1:40 am

Lo que había dejado en mi vehículo era el verdadero arsenal que me gustaba usar para interrogatorios amorosos, pero debía ser precavido e ir con pies ligeros tras la pista de aquella cosa, o podría terminar siendo el interrogado, y eso era algo que no quería aquella noche, no. Lo que quería era un poco de diversión hasta el amanecer, y si aquello podía ayudar a descubrir algún aspecto de mis nuevo amigos del bar de los Harvelle, con gusto escucharía con mucha atención. El resto, sería puro ocio entre medio del trabajo arduo y duro que venía llevando a cabo desde hacía tiempo. No pude evitar sonreír. Tomé para conmigo una Beretta con balas de plata, una jeringa con sangre de hombre muerto y una petaca con agua bendecida. No quería correr riesgos por más que la situación demandara viajar aquel trayecto a pie de la manera con menos peso muerto posible, a demás, si aquella mujerzuela decidía entrar en algún antro, sería más fácil burlar la seguridad del lugar si no portaba conmigo algún machete de gran dimensión escondido entre mi ropa.

Avance por la calmada noche. De seguro ya era bien entrada la madrugada, el aire tenía en su espíritu la presencia de la frialdad noctámbula y dejaba entrever el cálido aliento de mi respiración. La mujer iba de aquí para allá, sin signo alguno a la vista que la hiciera desencajar de su tipo de ser. Fumaba como chimenea al parecer, aunque eso podría deberse a una ilusión óptica provocada por la misma razón para la que él veía escapar el vapor de sus pulmones. Cuando se dirigió hacia el parque mantuve aún más las distancia, sigiloso, ya comenzaban a escasear cada vez más los transeúntes de la noche y no podría pasar de inadvertido mucho tiempo más. Si aquella cosa, si en verdad era una cosa, no mostraba su verdadera naturaleza pronto, aunque fuera una mísera pizca de esta, tendría que desistir de momento y resignarme a volver a algún bar a embriagarme hasta que no tuviera más ganas de dispararle a algo. Menuda noche acabaría siendo. Entonces ella se detuvo junto a una banca y se sentó a apagar su cigarrillo. Lo siguiente que hice fue puro instinto, simplemente me moví rápidamente entre la espesura del bosque y, cada vez que el viento, aquella gélida brisa, soplaba y movía las hojas, aprovechaba el barullo para acercarme cada vez más y más a ella. Fue cuestión de pocos minutos, tal vez unos diez, que estuve a escasos cinco metros por detrás de ella, dentro de la oscura espesura del bosquecillo que formaba parte del parque de aquel lugar.

Ahora la cuestión giraba en torno a averiguar que podía llegar a ser. Luna llena no había, por lo que sería imposible aplicar la prueba sin acercarme frente a frente a ella y tocarla. Demasiado pronto para aquello. Vampiro, bueno, si la rociaba con la sangre de la jeringa, corría el riesgo de, primero, desperdiciar todo el contenido en vano, dado a que la presión de aquel recipiente no era suficiente para tan largo alcance, y a demás, no le haría daño alguno aunque lo fuese, puesto que la sangre muerta debía ingresar a su organismo. Pues, la más fácil hasta el momento de corroborar era la prueba de demonio, pero arrojarle por detrás agua bendita, sería jugar con mi suerte de manera estúpida si no podía llegar a ella a tiempo para noquearla, los demonios solían ponerse un poco violentos cuando reaccionaban al contacto de agua purificada. Debía acercarme un poco más, lo suficiente como para atinar el golpe justo a tiempo si era en verdad lo que pensaba que era. Y entonces, recordé algo mucho más sencillo que el agua, algo con lo que ésta podía convertirse en arma y no en medio de prueba. -Cristo...- Susurré en la fría noche de la espesura. Eso tenía que provocar la reacción que buscaba.


avatar
William Foster
Cazadores
Cazadores

Mensajes : 24
Fecha de inscripción : 04/09/2014
Edad : 33
Localización : On the Road.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 002 A Kiss for a Soul [Libre]

Mensaje  Olivia Parrish el Dom Dic 28, 2014 1:42 am

¿Dónde estaría su amado Rey del Infierno? Había noches en las que Olivia no podía controlar su ansiedad y su impaciencia la ponía algo violenta. Había pasado varias noches, quizá más de las que debía, torturando a algún desafortunado para canalizar su ira. Sabía que eso no era lo indicado si quería pasar desapercibida ante los cazadores que merodeaban por allí. Aquellos solitarios seres veían patrones y pistas en cualquier lado, hasta dónde no existían, y tenían cierta facilidad para volverse una verdadera molestia. Estaban obsesionados y cegados por su sed de venganza. Algunos, incluso, más que el peor de los demonios.
Olivia era una devota seguidora del gran Crowley, mejor dicho, una auténtica lame botas. Podía llegar a ser una maldita desquiciada cuando perdía los estribos. Sobre todo, cuando caía en la cuenta de que jugar a ser la empleada del mes no le estaba dando ningún resultado.
La sensación de ansiedad a su alrededor se estaba tornando algo excitante. Debía admitir, era bastante insinuante y, definitivamente, reciente. No se sentía como el rezago de algo que hubiera pasado en ese lugar. Volteó para observar a su alrededor. Nada. Lo único que llenaba el silencio de la noche era el viento que impacientaba a los arbustos y hacía rodar algunas hojas sobre la hierba. Intentó agudizar sus sentidos pero el aroma se estaba tornando algo perturbador.

¿Estaba armada? Se preguntó. No. Le era mucho más fácil ir y venir a sus anchas sin portar ningún elemento que diese lugar a sospechas. Sobre todo cuando tenía que entrar a algún bar. De cualquier forma, y aunque encontraba cierto atractivo en las armas, no las necesitaba para defenderse. Podía ser un simple demonio de encrucijadas pero nunca mediocre. Los años le habían enseñado a desarrollar ciertos artilugios y talentos con los que otros ni siquiera podían soñar
Pensó que quizá había sido suficiente paseo por una noche, y estaba a punto de levantarse, cuando la ansiedad creció a tal punto que consiguió impacientarla bastante y una voz firme, masculina, se atrevió a desafiar lo que parecía ser una noche tranquila.

Los ojos rojos de Olivia se dejaron ver, revelando su verdadera naturaleza, cuando el nombre de aquel enemigo al que tanto temía quedó flotando en el aire. Un escalofrío le recorrió el cuerpo de punta a punta, alertando a cada uno de sus sentidos y preparándola para luchar, en caso de que fuese necesario.
- Es curioso lo inoportunos que suelen ser ustedes... – volteó inspeccionando los arbustos en busca del intruso que había osado provocarla hasta que estableció contacto visual. – Diría que es un placer conocerte, quién quiera que seas, pero los tipos como tú me irritan bastante. – confesó Olivia, mostrando el rojo escarlata de sus ojos en su máximo esplendor.


avatar
Olivia Parrish
Ojos Rojos
Ojos Rojos

Mensajes : 11
Fecha de inscripción : 06/12/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 002 A Kiss for a Soul [Libre]

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.