Conectarse

Recuperar mi contraseña





Últimos temas
» The song of the devil -O.P-
por Olivia Parrish Dom Abr 12, 2015 8:51 pm

» 001 Back to hell -Libre-
por Crowley Vie Abr 03, 2015 12:53 am

» 002.3 Advertencia [Libre]
por Livila West Mar Mar 31, 2015 10:50 pm

» Whisper of Locket - Foro Harry Potter 3ª G - [AFILIACIÓN NORMAL]
por Invitado Mar Mar 10, 2015 3:26 pm


001 Suck Life [Privado]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

001 Suck Life [Privado]

Mensaje  Patrick Monroe el Dom Jul 06, 2014 11:56 pm

Era de nunca acabar, trabajo como el mío, donde la paga era escasa, el hospedaje era una porquería y ni hablar de la comida. A pesar de que tenía más desventajas que cosas buenas, tenía que pensar que: En primer medida, yo era mi propio jefe, podía levantarme a la hora que quisiera, aunque eso conllevaba que debía pasarme más o menos toda la noche despierto para vigilar lo que estaba cazando. Como segunda medida, no necesitaba compañeros, podía hacerlo solito, aunque claro, uno corría el riesgo de que algo malo sucediera y quizá no contará anécdotas graciosas, y menos si aparecía despedazado en una casa abandonada. Como tercer medida salvaba vidas y eso era mucho más gratificante que cualquier otra cosa. Admitía que uno se moría de frío en los días de invierno y más si la habitación que te habían dado no poseía estufa, o si tu coche se queda en el medio de la carretera sin nada. Lo peor de todo eran esos días de calor, encerrado en alguna alcantarilla mal oliente, o cuando te estas por batir a duelo con algún hombre lobo que está hambriento y te toma por sorpresa, de milagro uno puede escapar de situaciones como aquellas. Hoy me tocaba una bruja ¡¡Dios como las odio!! Si uno no se da cuenta de que te esta envenenando la comida, corres el riesgo de ser comido por los gusanos. No me gustan, las odio...aunque no todas son iguales. Me sonreí mientras meneaba con la cabeza ¿Cuánto había pasado desde mi última vez con Kate? ¿Seguiría en el país?.

Busqué en mis vaqueros mi móvil, una pausa me podía permitir antes de que la maldita perra regresara de su clase de yoga (Que no le estaba resultando) y de esa manera acabar con ella. Si, ya lo sé es un ser humano, pero claramente este ser humano tiene las manos bañadas en sangre, aunque no literalmente. Busqué entre mis contactos el nombre de Kate y lo encontré. ¿La llamaría? ¿Qué le diría? Al diablo. Marqué el número de teléfono y me quede esperando a que me respondiera -Sigo esperando- Dije mientras tamborileaba mis dedos en la guantera esperando a que se dignara a atenderme. Tras esperar cinco minutos me llevo directamente al buzón de voz, voy a confesar que también odio hablar con las maquinas, así que sin dejar mensaje desconecte la llamada ¿Me habrá bloqueado? ¿Por qué? Si mal no recuerdo la última vez le salve el pellejo. Indignado estaba ¿Y si le había pasado algo? Ahora me encontraba preocupado -Diablos!- Me odiaba a mi mismo. Busque de nuevo su número de teléfono y lo pensé ¿La volvía a llamar? Quizá...no, quizá no, iba a quedar como un psicópata, una sola vez bastaba pero ¿Si realmente le había sucedido algo?. ¡Bien, no me quedaba más opción que ir a su apartamento y echarle un ojo!.

Le estaba dando una oportunidad a la bruja, mañana regresaría para acabar con mi trabajo ¡Lo sé! No se hace pero esto era mucho más urgente. Hice arrancar mi coche y sin más miramientos me dirigía hacia allí. Me lo acordaba de memoria y podía fingir que se me había perdido algo...luego pensaba bien alguna excusa. Llegué tan rápido como pude y me baje del coche, sin antes atorarme con el cinturón de seguridad. La puerta estaba cerrada y sabía que a las seis en punto había una cámara que tomaría todos mis movimientos, no se encontraba entre mis planes estar en la cárcel justo hoy. Espere que alguien saliera y me escabullí. Agradecí que la buena suerte se encontraba de mi lado y el de seguridad no se encontraba en su puesto de trabajo y subí a toda prisa por las escaleras, no podía hacerlo por el ascensor porque no deseaba arriesgarme a que hubiera una cámara allí. Subí tan deprisa que considero que acababa de dejar mis pulmones en las escaleras.

Llegué a la puerta y me disponía a tocar la puerta, pero me detuve ¿Qué le iba a decir? ¿Hola! vengo a visitarte? No, no podía hacer eso ¡Las mujeres son tan difíciles!


avatar
Patrick Monroe
Telequinesis
Telequinesis

Mensajes : 13
Fecha de inscripción : 06/07/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 001 Suck Life [Privado]

Mensaje  Kate Blanchet el Dom Jul 13, 2014 3:24 pm

Los días que no pasaba en el trabajo dentro de la biblioteca de la Universidad, los dividía entre sus estudios en teología y el mantenimiento de su apartamento. Extrañaba Inglaterra tanto como extrañaba a sus tías o su padre, pero tanto uno como el otro le parecían tan lejanos e inalcanzables ahora, que se deprimía de solo pensarlo. De vez en cuando recibía visitas inesperadas de ángeles que le hablaban, algo a lo que aún no se acostumbraba desde la última vez que había visto a Ilona y Patrick. Ambos eran las únicas personas con las que había forjado cierto lazo, aunque con este último no tenía idea de qué tipo de relación se trataba. Ilona, por otro lado, era su amiga, si es que no podía llamarla su única y mejor. Desde que había llegado a Estados Unidos no había conseguido acercarse lo suficientemente a nadie que cayera en la categoría de "normal" dado que su amiga era médium y se comunicaba con los seres del más allá y Patrick... él había intentado matarla por ser bruja la primera vez que se vieron. El encuentro con este último le había hecho re plantearse muchas cosas, dado que sabía lo difícil que era estar a salvo de criaturas extrañas o peor que eso; de demonios. Kate había conocido a la mismísima Lilith, y agradecía que la pequeña demonio no se hubiese interesado tanto en ella como para dejarla ir ese día que la encontró en el parque. ¿Qué habría sido de su hermana Allison? había perdido todo rastro de ella y si bien los ángeles eran los "buenos" parecían más bien los "neutros" porque no le ayudaban en lo más mínimo con respecto a información sobre el paradero de su hermana mayor.

Bufó con molestia, sobándose las sienes mientras volvía a corregir el inventario de la biblioteca. Había congelado sus estudios de teología y había decidido optar por una carrera más corta, la que obviamente, le permitía trabajar de bibliotecaria en la facultad de la Universidad. Ahora, que ya tenía un trabajo estable y no dependía económicamente de sus tías, podía retomar sus otros estudios, que si bien no eran su pasión, le resultaban increíblemente útiles para comprender todo aquello a lo que se encontraba expuesta ahora que sabía lo que era realmente el mundo. Se quitó las gafas, aquellas que jamás pensó que debería usar, y parpadeó un par de veces. Como sabía no podía usar el móvil, lo había dejado en su bolso, apagado para que no interrumpiera la calma de su lugar de trabajo. Cuando por fin acabó el tiempo, miró su reloj de pulsera y guardando todo se dirigió a la parada de autobús para regresar a casa, no sin antes pasar al súper de la esquina y comprar unas cuantas cosas para la cena. Obviamente, la chica había sido educada por dos mujeres afanosas y comer delivery o cenas congeladas no era un estilo de vida al que ella pudiese adaptarse. Sabía cocinar, aunque por tiempo pocas veces lo hacía. Cuando llegó al conglomerado de apartamentos suspiró e introdujo la llave en la cerradura, saludó al portero y se metió en el ascensor. Demasiado agobiada estaba como para tomar las escaleras. La bolsa de papel que llevaba entre sus brazos le dificultaba el movimiento de sus manos y cuando llegó a su piso tuvo que hacer malabares para que las llaves de su puerta no fueran a dar al piso. Sorprendida, miró la figura masculina que se encontraba frente a su puerta, arrugando el ceño, porque bastante le había costado que el encargado la cambiara por una nueva cuando el cazador la había destrozado la última vez que se habían visto, un tiempo que le parecía ajeno y lejano. — ¿Disculpe? — Preguntó con cierto grado de desconfianza y obviamente, molestia, porque no solía recibir visitas y cuando Ilona la visitaba, tenía la cortesía de avisar primero — Está obstruyendo mi entrada, si me permite, necesito ent... — las palabras quedaron suspendidas en su boca cuando se percató de que aquel chico le resultaba familiar... — ¿Patrick? ¿Qué haces aquí? — preguntó cuando lo reconoció, sin dejar de arrugar el ceño, confusa y sin saber cómo reaccionar. Abrió la boca para seguir hablando, pero de esta no surgió sonido alguno.

Las llaves tintineaban entre sus dedos nerviosos y le dio un leve empujón al chico para que se hiciera a un lado y ella pudiese abrir su hogar — Podrías haber tenido la decencia de avisar que venías. — le espetó, reaccionando a la defensiva, como si en cualquier momento fuese a recibir un ataque por parte del chico. Acostumbrada estaba al carácter mal humorado de él y por eso prefería ponerse el parche antes de la herida. Cuando la puerta por fin se abrió, después de que Kate maldijera por lo bajo al no conseguirlo a la primera, bufó y cruzó el umbral, mirándolo desde dentro — ¿Qué, tengo que mandarte invitación para que entres? — le dijo y sonrió con diversión, para continuar con su camino hasta la cocina, donde, en el mesón dejó sus compras, para luego tirar sobre el sofá del living su bolso y el abrigo que pesaba sobre sus hombros


Última edición por Kate Blanchet el Vie Nov 28, 2014 8:00 pm, editado 1 vez



KATHERINE BLANCHET
My sign is vital, my hands are cold. And I'm on my knees looking for the answer... Are we human or are we dancers?.
avatar
Kate Blanchet
Brujos/Brujas
Brujos/Brujas

Mensajes : 11
Fecha de inscripción : 04/07/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 001 Suck Life [Privado]

Mensaje  Patrick Monroe el Mar Jul 15, 2014 12:59 am

Escuché como las puertas del maldito ascensor, que no me dejaban pensar, se abrían nuevamente, pero esta vez en el mismo piso donde me encontraba. Me giré cuando escuché que alguien, poco cortés me decía que me corriera de lado. Fue allí donde me encontré con Kate y se puede decir, si es que los cazadores poseemos alma, que me volvió al cuerpo –Santo cielo, estas con vida- Comenté entre irónico y aliviado, no sabía si mis compañeros los cazadores no habían dado ya con ella, o incluso los demonios, quienes estaban frenéticos de atrapar a todo aquel ser humano que poseyera algún poder sobrenatural –Claro, yo también me alegro mucho de verte- Dije algo molesto –Podrías haber dicho algo como “Oye, que alegría volverte a ver” Son frases bonitas ¿Sabes?- Comenté mientras trataba de sonreír, sin que pareciera que realmente me agradaba volver a verla y con vida. No quería sonar demasiado bruto, pero tenía atragantado el hecho de que no me atendiera el móvil y que era por eso mismo por el cual me encontraba allí parado como un estúpido re domado. Me moje los labios y decidí que allí en la entrada no pensaba contestar absolutamente nada al respecto de mi llegada al apartamento de Kate, no sabía si la vivienda de al lado podría encontrarse algún demonio esperando el momento justo para atacar, o si el encargado lo era. Ya uno no se encontraba del todo seguro en su casa con las puertas cerradas, ellos encontraban la manera justa para abordarte. De todas formas no quería asustarla, aunque era bastante difícil lograr eso en ella. Quería tantear el terreno y luego la abordaría con preguntas e información que tenía.

Quedé perplejo, como si alguien me hubiera lanzado dos baldes de agua bien fría y que un cubito de hielo se chocara contra mi ojo -¿Disculpa?- Fue lo primero que me salió atónito antes sus palabras –Claramente eres tú la que ha cambiado el número del móvil y no ha tenido la decencia de avisarme que lo has hecho- Me crucé de brazos, con el ceño fruncido, aquella frase había disparado mi mal humor –Demonios, no sabes lo preocupado que estaba. Estaba en Texas- Mentía, pero ella no tenía por qué saberlo a ciencia cierta, quizá podía cambiar un poquito las cosas –Y al ver que no atendías el maldito teléfono, preocupado, tome mi camioneta y aquí estoy, esperando a ver si regresabas. Te recuerdo que no leo mentes- Aunque era un don bastante buena onda, de todas formas todo lo que tuviera que ver con lo sobrenatural para mí era basura y había que hacerlo desaparecer…bueno no sé si tan así, lo tendría que evaluar. Me fijé en Kate, seguía igual desde la última vez que nos habíamos visto y noté también que la puerta ahora estaba intacta, como si nada hubiera sucedido. Me mordí la lengua al preguntar si aún podía sentir a los malditos ángeles, criaturas asquerosas, pero como ya había hecho mención, no era buena idea hacerlo en el pasillo. Quería ayudarla a abrir la puerta, se notaba que estaba teniendo ciertas dificultades, y me reprimí una leve sonrisa –Podría haberte ayudado, necesitabas pedirlo- Me encogí de hombros, no entendía porque diablos no podía comportarme como un caballero para ella, cada vez que quería hacer un bien, terminaba por hacer lo contrario.

Después de encontrarse largo rato tratando de abrir la puerta, por fin lo consiguió, necesitaba echarme a reír a carcajadas, pero no era un buen momento y lo reprimí, no sabía si adentro de aquella bolsa de madera se encontraba alguna naranja que podía lanzarme. Me sacó de mis pensamientos su invitación, un poco descortés. Entré y cerré la puerta detrás de mí. El apartamento se encontraba bien pulcro y arreglado, tal cual el apartamento de una mujer, pero era acogedor y agradable –Oye, podrías haber contestado mis llamados- Ah! aparecía el novio celoso ¡Diablos! –O al menos enviarme un e-mail, o buscarme en Facebook, vas al buscador y pones cazador hot y aparezco yo- Dije divertido, ya que el tener redes sociales no era algo que se pudiera relacionar a mi estilo y segundo, tenía tantos Facebook con nombres falsos que le iba a ser un poco complicado el poder encontrarme -¿Has..has estado bien?- Pregunte titubeando, dejado de lado el bastardo Patrick, para convertirme en alguien un poco más humano, si estaba allí era porque realmente me había preocupado por ella y mi intención era saber cómo se encontraba -¿Sigues teniendo charlas interesantes con ángeles?- Pregunte sonriendo, sintiéndome cada vez más incómodo.


avatar
Patrick Monroe
Telequinesis
Telequinesis

Mensajes : 13
Fecha de inscripción : 06/07/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 001 Suck Life [Privado]

Mensaje  Kate Blanchet el Vie Nov 28, 2014 8:28 pm

La irlandesa alzó una ceja, desafiante ante las palabras del chico, negando ligaramente con la cabeza — ¿Acaso esperabas verme muerta?— contestó con desdén, sorprendida de la forma en la que Patrick le hablaba... Aunque para ser sinceros... ¿por qué se sorprendía si, desde que le había conocido había actuado de la misma forma? Rodó los ojos con cansancio, aunque en el fondo le agradaba que él la hubiese extrañado o se hubiese preocupado por ella. Debía admitir que ella también le había extrañado, pero no iba a decírselo así, de buenas a primeras y después de haber pasado tanto tiempo sin saber uno del otro. Se sonrojó un poco al escucharlo, pero trató de esconder el bochorno con un ademán de mano para restarle importancia al asunto. Ya dentro de la estancia se giró bruscamente para mirarlo después de que le contestara de aquella forma. Vaya si mal había pensado en que él había cambiado siquiera un poco... Seguía siendo el mismo matón bruto de siempre.

Disculpa, pero la gente normal tiene trabajo y obligaciones. — se defendió llevándose una mano al pecho, la que retiró de inmediato al notar lo demasiado dramático de su gesto. ¿Quién se creía él para tratarla de aquel modo? — Por otro lado, no eres ni mi padre, ni mi hermano, ni mi novio como para que tenga que darte explicaciones de por qué te contesto o no el móvil—  agregó enfadada, exasperada y con las mejillas encendidas de un tono carmesí producto de las palabras de él que habían causado se ofuscara. Las siguientes palabras que Patrick le dirigió la dejaron con la boca semi abierta, ahora, en verdad sorprendida de lo que acababa de oír. Parpadeó varias veces, tratando de reaccionar y tuvo que darle la espalda para que él no notara el evidente momento incómodo que se había formado para ella y más al verse nuevamente avergonzada y con los cachetes rojos como tomate — Nadie te puso una pistola en la cabeza para que vinieras desde tan lejos a verme. — refunfuñó cruzándose de brazos, apoyando la parte baja de su espalda en el borde del mesón de la cocina.

Se giró de nuevo para enfrentarlo, rogando porque su rostro hubiese vuelto al tono pálido de siempre y que él ni siquiera se hubiese percatado de lo que había pasado con ella. — Ya te dije que estaba ocupada. Tengo trabajo. — contestó tratando de sonar serena, ya bastante se había enfadado en cuestión de minutos. Por un momento pensó en el hecho de por qué le molestaban tanto sus palabras o lo que él pudiese pensar de ella y cuando casi llegaba a la respuesta, prefirió centrarse en la conversación que tenía enfrente. — Dudo que sepas siquiera cómo crearte una cuenta en Facebook — le espetó con una media sonrisa, descruzándose de brazos para rodear el mesón y acercarse hasta el living, para sentarse en el sofá donde había lanzado su abrigo. Lo dejó en uno de los brazos del mueble y se acomodó, y le hizo una seña al rubio para que también se sentara. No se iba a quedar mirándolo todo el rato de pie, y si no quería cansarse, era mejor que la imitara.
Se cruzó de piernas y apoyó sus manos sobre su regazo, desviando la mirada hacia la ventana más cercana. Se encogió de hombros y se atrevió a mirarlo por fracción de segundos— Bien, dentro de lo que cabe... Supongo — contestó no muy segura de cómo explicar su vida desde que habían estado él e Ilona con ella en ese mismo apartamento. Bufó con cansancio y parpadeó varias veces fijando la vista en sus manos antes de contestar — Sí... Vienen a veces y me dan sustos del demonio, pero... creo que empiezo a acostumbrarme. — Alzó las cejas, porque mentía. Jamás podría acostumbrarse a que su privacidad se viera invadida por seres sobrenaturales con mensajes que ella poco o nada quería oír. — ¿Y tú? A parte de perder tu tiempo viniendo a lugares tan lejanos... ¿Estás bien? — preguntó recalcando el hecho de que él hubiese ido desde Texas para verla. Bueno, si es que realmente era cierto.



KATHERINE BLANCHET
My sign is vital, my hands are cold. And I'm on my knees looking for the answer... Are we human or are we dancers?.
avatar
Kate Blanchet
Brujos/Brujas
Brujos/Brujas

Mensajes : 11
Fecha de inscripción : 04/07/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 001 Suck Life [Privado]

Mensaje  Patrick Monroe el Sáb Dic 06, 2014 9:24 pm

Vacilé, realmente así lo era, esperaba verla envuelta en un charco de sangre y sin vida. Pase saliva y simplemente me limite a sonreírle de lado, no quería ni siquiera largar las palabras que tenía rondando en mi cabeza, era un poco exagerado cuando me lo proponía –Uno puede tener errores- Me encogí de hombros, con eso cerraría el tema, al menos de momento. Con la vida que llevaba de cazador podía ver cosas interesantes y no tantas, así como también perdía a compañeros que se veían envueltos en batallas que eran imposible de ganar pero que aun así se empeñaban en luchar como los guerreros que eran y sucumbían ante el fracaso, dejando a los demás con el sabor amargo en la boca. Con el tiempo, tipos como yo se habían acostumbrado a perder personas y lugares que con el correr del tiempo se iban olvidando dejándolo en un pasado que era lejano. La miré con el ceño fruncido, aun no comprendía muy bien el motivo por el cual no me acostumbraba a perderla de vista, ella era una de las cosas que por lo general le daba muerte, por más que las brujas fueran humanas, para mí siempre terminaban haciendo el mal.

Me quedé sorprendido –Oye, yo también tengo obligaciones y trabajo, quizá no sea un trabajo del todo normal pero me da algo de dinero- Me encogí de hombros. Está bien, no era el mejor empleo del mundo, tenía lo suyo, la paga era bastante mala pero siempre era bueno ver que al menos un monstruo menos se pavoneaba por la tierra, haciéndolos caer de inmediato. Muchos cazadores y me incluía en ellos, éramos movidos por la sed de venganza, el único propósito de nuestra vida era acabar con aquel mal que nos arrebató a toda nuestra familia, luego con el tiempo, ser cazador se convertía en una forma de vivir y así uno se acostumbra a lo que no debería –Ya quisieras que fuera algo de eso- Carcajeé, precisamente no me quería ni convertir ni en su padre, ya que la edad no daba, ni en su hermano ¡Dios, no! Y en su novio ¿Por qué no? Noté que la incomodé con mis dichos y me dio la espalda, no quise decirle nada, de todas maneras no pude más que sonreírme y agachar la cabeza –No, por supuesto que nadie me puso un arma en la cabeza para venir, simplemente me asusté. No te lo tomes tan mal- Le mencioné mientras meneaba la cabeza. Sentía la necesidad de acercarme y al menos tocarle un hombro, pero temía de que Kate se girará y me lanzará una buen puñetazo en mi nariz, todavía quería conservar todas mis partes.

Realicé un chasquido con la lengua –Claro que sé cómo manejar un Facebook, además tampoco es una ciencia- Quería mencionarle que tenía alrededor como 20 de esas redes sociales y ni hablar de Twitter y de todo lo demás, ya que por mi trabajo era necesario. De igual manera era preferible decirle nada. Miré como se sentaba en el sofá y me hizo señas de que hiciera lo mismo. Asentí con la cabeza y la imité. Me senté frente a ella y me quede contemplándola. Me mentía –Me mientes ¿Por qué?- Está vez deje de ser el Patrick bromista, mi rostro se tornó serio y crucé los dedos. Con el paso del tiempo y teniendo este trabajo, uno se percataba de cuando le mentía y el desviar la mirada era un claro ejemplo de eso –Es evidente que no te has acostumbrado a que los malditos ángeles te usen de señal de celular. Tendrías que parar. Podríamos encontrarle una solución a esto- No me gustaba, no quería que los ángeles usaran a Kate como su teléfono móvil. Todo lo que se refería a lo sobrenatural era para eliminar, si bien aquellas criaturas no eran sencillas de sacarlas de encima, tenía que encontrar una solución a todo esto -¿Se te ha aparecido alguno?- Busqué con la mirada algún símbolo que me indicara de que ella estaba haciendo brujerías para que aquellos seres no se le presentara por su departamento y luego me acordé de la chica extraña que estaba conmigo el día trágico -¿Qué sabes de la chica con acento extraño?- No recordaba su nombre, en aquellos momentos nada más me había interesado el bien estar de Kate y que no sufriera de nuevo esos ataques.

Me encogí de hombros y sonreí –Nada, siempre haciendo lo mío. Cazando, ya sabes. Nada nuevo- ¿Qué iba a decirle que no supiera? Era todo lo mismo, guerras con demonios, situaciones extrañas y muertes –Hermosa sería la conversación si me ofrecieras una cerveza, o al menos un café- Le dedique una de mis mejores sonrisas, realmente la había echado de menos pero a veces era tan sencillo callar que mencionarlo. Ya no quería perder más gente y sabía que Kate era una de esas personas importantes en mi vida que perdería si se topaba muchas veces en mi camino.


avatar
Patrick Monroe
Telequinesis
Telequinesis

Mensajes : 13
Fecha de inscripción : 06/07/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 001 Suck Life [Privado]

Mensaje  Kate Blanchet el Mar Dic 09, 2014 12:56 pm


Kate podía ser muchas cosas, irascible, molesta, alegona, peleadora, gritona, y una larga lista de cosas que terminasen en ona. pero si algo no era, sería convertirse en una de esas chiquillas tontas que sonríen ante los coqueteos de nadie. Aunque claro, en esa situación no había nada de eso, porque las palabras que el cazador le había soltado no eran más que para hacerla enfadar. Lo miró seria, ladeando apenas el rostro pálido — ¿En serio? — le preguntó alzando una ceja, negando con la cabeza. Por supuesto que no. Ella no lo quería de nada de eso, y prefería ni siquiera ponerse a pensar en el tema si no quería que le saliera el tiro por la culata y tuviese que tragarse sus palabras después.  Le dio la espalda un momento, tratando de serenarse, volver a su centro y no terminar lanzándole alguna maldición. Porque sí, había aprendido bastante durante  el último tiempo y aunque no estaba en sus planes herir a nadie, no podía asegurar la integridad física del castaño si este seguía tratando de que perdiera los estribos.

Kate le miró. Sí... De seguro que sabía bien cómo manejar una cuenta de Facebook y más con el trabajo de charlatán que llevaba. Siempre engañando a la gente, aludiendo que lo hacía por un bien mayor. Ella no era buena mintiendo ni siquiera cuando lo intentaba o necesitaba, porque nunca antes había tenido necesidad, y verse allí, atrapada con aquel muchacho que parecía estar a punto de acribillarla a preguntas le hacía sentir mucho más incómoda de lo que había estado toda su vida. Movía una pierna con total desenfreno, dando pequeñas pataditas una y otra vez al suelo, mientras se quedaba sentada mirando a Patrick. Desvió la vista y ese fue el primer error que cometió. Estaba un poco cansada de todo aquello y se sentía incómoda con tener que hablar de eso. Pero a fin de cuentas, ¿Qué otra opción tenía? Él se había tomado la molestia de ir hasta allí a buscarla y lo mínimo que podía hacer la irlandesa era decirle la verdad. Se mordió el labio mientras arrugaba el ceño, tratando de buscar una buena manera de abordar el tema, sin perder la paciencia y sacarlo a empujones de su casa — ¿Por qué te preocupa tanto lo que me pase? —  preguntó de la nada, cruzándose de brazos, tratando de alargar el tiempo que tenía para contestar sobre los ángeles el mayor tiempo posible. —Quiero decir, a fin de cuentas no es tu problema, ¿No? — agregó con rapidez, notando que sus palabras tal vez habrían sonado muy poco corteses —Disculpa —murmuró descruzándose de brazos para mirarlo de nuevo. Cerró los ojos y se llevó una mano a la frente, rogando porque no le diera una jaqueca en ese momento. Alzó la vista de nuevo y suspiró — Durante las últimas dos semanas, no. — contestó esta vez con total sinceridad, porque en efecto ninguno de ellos había venido a darle ningún tipo de mensaje que ella pudiese hacer llegar más rápido a otros.

¿Qué, ahora eres detective? — preguntó riendo, aunque en realidad no le hacía gracia, le hacía sentir en extremo nerviosa que él quisiera saber tanto de su vida. Se encogió de hombros, como restándole importancia al asunto, cuando en realidad se le hacía un nudo en el estómago pensar en Ilona. Hacía mucho que no la veía, y se sentía fatal por dejar que el tiempo pasara que se alejasen. —No, no la he visto hace mucho tiempo —murmuró despacio, bajando la mirada hacia sus propios pies. Extrañaba a la rubia, pero sentía que si mantenía el contacto con ella lo único que haría sería darle más problemas y no quería tampoco ponerla en peligro. Ya suficiente tenía con que de la nada hubiese aparecido Patrick en su casa para saber como estaba para además, poner en riesgo la vida de Ilona. Más aún cuando sabía que Patrick al menos, podía defenderse muy bien solo. Alzó las cejas de nuevo cuando le pidió algo de beber y negó con diversión. Alzó un brazo y con un gesto del pulgar le indicó — Allá está el refrigerador. Sírvete tu mismo, no es bar para que te atiendan. — terminó diciendo y optó por acomodarse mejor en el asiento. Estaba cansada, había tenido un día un tanto abrumador y la presencia del castaño allí no la calmaba en lo absoluto. ¿Desde cuándo le hacía sentir tan nerviosa la presencia del cazador? Cerro los ojos un momento al pensar en las posibles respuestas y recargó su espalda en el sofá, cruzándose de brazos de nuevo, mientras negaba una y otra vez.

Esperó a que el muchacho se levantase para ella hacer lo mismo, al recordar que le había faltado guardar algunas de las bolsas que había dejado sobre el mesón. Se levantó de golpe, y con rapidez llegó hasta la cocina, donde empezó a mirar el interior de sus compras. No había mucho después de todo así que no demoró mucho en guardar todo. Algunas de las verduras las metió en el refrigerador, donde estaba Patrick mirando el interior — Se me olvidó decirte que no bebo. No creo que encuentres cervezas ahí y aunque sea bruja, no hago aparecer cosas por arte de magia — explicó más en broma que hablando en serio y le dio un empujón con el codo para que se hiciera a un lado y ella pudiera terminar de guardar las cosas que había olvidado. —¿Te... Te vas a quedar mucho tiempo en la ciudad? — preguntó como quién no quiere la cosa, cerrando con suavidad la puerta del congelador, mientras se acercaba hasta la cafetera y la encendía. Buscó en el mueble un par de tazas y lo miró —Digo, no te quedas nunca quieto, y supongo que... que dejaste asuntos pendientes donde estabas — agregó rápido, tratando de salir del paso, sintiéndose muy tonta por haberle preguntado en primer lugar.



KATHERINE BLANCHET
My sign is vital, my hands are cold. And I'm on my knees looking for the answer... Are we human or are we dancers?.
avatar
Kate Blanchet
Brujos/Brujas
Brujos/Brujas

Mensajes : 11
Fecha de inscripción : 04/07/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 001 Suck Life [Privado]

Mensaje  Patrick Monroe el Lun Ene 05, 2015 12:29 am

Tenía que darle la razón, no era mi problema y sin embargo sentía que debía protegerla ¿Por qué? No lo sabía…bueno en realidad tenía una leve sospecha del motivo por el cual me sentía irremediablemente atraído hacia ella. Me sentía frustrado y furioso ¿Cómo un cazador tan encantador como yo, podría caer en los hechizos de una bruja como ella? Era un problema que por más que quisiera encontrarle alguna solución me era imposible darle una solución rápido. Me alcé de brazos y me quedé callado, no sabía que podía contestarle a aquella pregunta que había salido de los labios de la chica, era preferible callarme la boca y continuar pareciendo un imbécil para ella, quizá de esa manera iba a resultar mucho más sencillo alejarme y dejar de sentir está terrible opresión en mi pecho que lograba hacerme sentir bastante mal. Su respuesta cortante no era nada nuevo para mí, de seguro que su sorpresa de encontrarme allí sin razón aparente no le había gustado en lo más mínimo y quería que desapareciera, esperaba que aquellas palabras nunca salieran de la boca de ella, porque sabía cómo se pondría mi corazón putrefacto –Al menos tienes un poco de paz sin que esas criaturas estén en tu cabeza dándote indicaciones- Le dije dedicándole una triste sonrisa, me sentía idiota, hasta se podía decir que abrigaba un sentimiento de celos acerca a aquellos que podían estar en la cabeza de la chica, mientras que yo trataba de adivinar algo al respecto. Las mujeres eran complicadas…muy complejas para mí.

-El ser cazador indica que sea un poquito detective, además creo que somos mejores que los verdaderos- Me gustaba el trabajo que había elegido promovido por muchos sentimientos, de todas formas albergaba la esperanza de que en algún momento de mi vida, quizá cuando tenga casi ochenta años, ya no me dedicará a esto y pusiera mi propia empresa o pensándolo fríamente, estaría bajo tumba. Me eché a reír a carcajadas –Ah! Hoy te has levantado con mi buen humor- Bromeó mientras me levantaba del sofá y me acercaba con descaro al refrigerador. Al abrir la puerta me encontré con muchos comestibles que ni siquiera en ningún motel en el que viví una semana tendría. Solté una exclamación de sorpresa –Tienes de todo, esto es el paraíso- Comenté alegre, mientras tomaba una botella de un líquido ámbar que realmente esperaba que se tratara de jugo. Me acerqué a una puerta y la abrí, para mi fortuna allí estaban los vasos. Llené uno de ellos con el contenido y me dispuse a mirar cómo iba y venía de la cocina y me puse a pensar ¿Cómo sería tener una vida normal? WOO el tener esos pensamientos cursis era realmente para lanzarme por el enorme ventanal y caer sobre algún vehículo estacionado. Moví la cabeza rápidamente para quitarme aquellos pensamientos de mi cabeza y tomé un trago de aquel líquido color ámbar. Era dulce y realmente espantoso –Prefiero la cerveza- Escuché su comentario mordaz y no pude evitar sonreía al respecto –Ah ¿No eres como Sabrina la bruja adolescente? Qué lástima- Sentí como me corría con un codazo y me moví del lugar.

Fruncí el ceño tras la pregunta que salió de su boca -¿Tanto me odias que ya me estas echando?- Pregunté mirándola. Sentí que mi presencia la incomodaba ¿Por qué? Está bien, era un cazador y como tal yo eliminaba cosas sobrenaturales y no se salvaba nadie, sin embargo a Kate le había salvado el trasero y ahora me odiaba, no entendía mucho la razón de aquel sentimiento. Dejé escapar un suspiro mientras dejaba el vaso a un lado y sentía como el aroma del café se desparramaba por toda la cocina pequeña –No sé cuánto tiempo me quedaré. Supongo que será solo hoy- Lo poco que me quedaba de bromista se había borrado y decidí guardar al menos un poco de silencio para acomodar mis ideas que estaban revolucionadas –No te sientes cómoda con mi presencia ¿No?- Pregunte de inmediato con la mirada pérdida en mis agujetas, que por cierto eran aburridas. Si ella volvía a repetir que me marchara, no me iba a quedar otra que irme, recogiendo mi orgullo herido ¡Dios! Me sentía como en una maldita telenovela mexicana.


avatar
Patrick Monroe
Telequinesis
Telequinesis

Mensajes : 13
Fecha de inscripción : 06/07/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 001 Suck Life [Privado]

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.