Conectarse

Recuperar mi contraseña





Últimos temas
» The song of the devil -O.P-
por Olivia Parrish Dom Abr 12, 2015 8:51 pm

» 001 Back to hell -Libre-
por Crowley Vie Abr 03, 2015 12:53 am

» 002.3 Advertencia [Libre]
por Livila West Mar Mar 31, 2015 10:50 pm

» Whisper of Locket - Foro Harry Potter 3ª G - [AFILIACIÓN NORMAL]
por Invitado Mar Mar 10, 2015 3:26 pm


Selene Syveria

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Selene Syveria

Mensaje  Selene Syveria el Miér Jul 09, 2014 1:36 am



Selene Syveria
Apodos: x
Luna
Edad: x
27 años
Nacionalidad: x
Francesa
Fecha de nacimiento: x
7 de mayo 1987
Grupo al que pertenece: x
Cazadores
Interpretado por: x
Jenifer Connelly

DESCRIPCIÓN PSICOLÓGICA


Si sabes lo que te conviene, nunca te acerques a una hija de la luna. Su salvaje espíritu puede quemar tus ojos y hacer arder tu carne sin piedad.

Artemisa castigó al oráculo Tiresias cortandole los ojos por ver bañar su piel desnuda. Sus hijas no son más piadosas. Solo un lobo puede ver a la luna y enfrentar con ella una batalla de titanes para doblegarla. La hija de la luna no acepta al macho débil. El macho débil no es macho; no es hombre; no es nada.

Es una mujer independiente, muy autosuficiente. Aunque sonría y trate de mostrarle al mundo su mejor cara, hay un lado oculto en ella: está llena de fisuras interiores, productos de un pasado tormentoso. A la hora de cazar es hasta kamikase, dado que ha perdido el miedo a la muerte, y en muchos casos incluso podri considerarse que le busca. Ha sido muy golpeada por la vida y de esas cosas aun no se recupera. Es muy justa y usualmente objetiva, cosa que pierde si alguien le toca el lado personal, como su familia o a Jeaques, su prometido fallecido. Nadie conoce ese lado de ella, y es su punto mas debil, capaz de quebrarla con gran facilidad. Aun asi es muy madura y sobria; dueña de una personalidad remarcada y decidida.

HISTORIA

“Si me tocara contar como llegue hacia donde estoy hoy, no sabría donde empezar, pero como siempre decía mi tío, debemos empezar por el inicio. La pregunta aquí seria... ¿El inicio de qué?
Nací en una casa común de dos pisos, levantada por las manos de mi padre y uno de sus amigos por los años ochenta, allá en la Francia de hace cuarenta años. Hija de una madre americana, aprendí ingles antes de ir al colegio, puesto que me hacía ver películas de Robert Redford desde pequeña pero, no puedo negar que me he convertido en una fanática del cine norteamericano gracias a esas pequeñas cosas. Mi padre era boxeador; ganaba mucho dinero luego de las peleas. Se le conocía como Frank el Demoledor Syveria, puesto que era un hombre realmente enorme, de uno metro 80 de alto y brazos que daban miedo a quien lo viera frente a frente. Recuerdo una anécdota que mi hermano mayor me relato una vez, en la cual dijo que el viejo una noche, luego de tomar una botella de ginebra, remarco que no bebía otra cosa, aposto con sus amigos que levantaría el Volkswagen del tío Jorge él solo. Luego de risas los demás aceptaron y para sorpresa, cuando el demoledor tomo la parte de atrás del coche, luego que su rostro se volvió rojo y sus músculos se tensaron, las ruedas de atrás del auto se despegaron unos cuantos centímetros del suelo , mostrando que la fuerza de Syveria, era más que simple alardeo. Relatos de esos, tengo miles...pero no todos son de los buenos. Dicen que los boxeadores son hombres golpeadores...será que no miden su fuerza o bien, que la ginebra le hacía olvidar que no estaba en el ring pero...debo decir que el "Demoledor" era un hombre violento, al punto de llegar a golpear a mi madre y a nosotros. Una mano de él,equivalía a tres patadas de burro en el rostro y dos o tres semanas de lucir unos hematomas o labios partidos en el colegio, no muy orgullosos, diciendo que nos habíamoscaído de las escaleras o de la bicicleta. En ese ambiente me crie, y debo decir, no muy orgullosa tampoco, que llegue a acostumbrarme...Siempre mi madre lo justificaba diciendo que estaba cansado o que no era su culpa; que estaba realmente arrepentido... de niño lo crees pero mientras vas creciendo las excusas se vuelven más y más estúpidas.

Fue así que cuando tenía quince años, un día de sol a la siesta, la cual era sagrada en mi casa, mientras escuchaba los gritos de mi madre en el recibidor y viendo como mi padre la "demolía " a golpes... fue en ese instante cuando pensé seriamente que podía matarla. Mi hermano se enfrentó a él, trató de frenarlo pero, jamás pudo con el viejo Frank, quien de un solo golpe con el revés del puño en la nariz, lo hizo retroceder tres pasos, cayendo atontado al suelo. Como si fuese en cámara lenta, la cabeza de Benjamín, cubierta de sus cabellos rizados, rebotó en el suelo. Lo vi temblando ahí, mientras sangre salía de su nariz rota, tenía dieciocho años pero aun así, no era tan fuerte como mi padre. Según el cuarto mandamiento, se debe honrar a los padres pero ¿Quién escribe algo acerca de un padre golpeador que perdía el juicio por nada? A veces y con el tiempo, desee que algún sacerdote me dijese a la cara que lo perdonase…Aun lo deseo. Esas cosas solo las dicen quienes no las han vivido; quienes no han tenido el deseo de asesinar a alguien para calmar el caos dentro del propio hogar.

Estaba asustada y siendo presa del miedo corrí hacia la cocina y escape por la puerta de atrásdirigiéndome, llorando, a la casa de mi vecina. Era una madre de familia que siempre nos contenía a Benjamín o a mi cuando huíamos unas horas de casa. Ella sabía lo que era Frank, sabía lo que hacía. Me dijo que llamaría a la policía o quizás, yo fui quien se lo propuse. Es extraño como simplemente olvidas las cosas cuando los nervios se apoderan del cuerpo. Los patrulleros llegaron rápido, eran tres y rodearon la casa. Desde la residencia de mi vecina vi como mi padre era sacado con esposas en las muñecas, gritando barbaridades y repartiendo golpes al aire, para decir que él no había hecho nada. Sí, mi padre nunca hacía nada, según él. De victima el papel le quedaba a la perfección. Cerdo egoísta…no era más que eso. Tengo recuerdos fragmentados de aquella tarde  pero lo que no puedo olvidar, es la mirada que me dirigió mientras los policías lo sacaban esposado de casa. Supe en ese instante que habíamos cortado todo lazo familiar. Dejé de ser su hija…y creo que dejé de ser yo misma ese día aunque, eso no es lo peor...Los lazos no solo se cortaron con mi padre. Mi madre se enfadó mucho luego de salir del hospital. Me dijo que la había avergonzado y que ahora todos en el barrio hablaban de nosotros; lo defendió y habló con mi tío Jorge para que me permitiese pasar unos días en su casa y que mi rostro no fuese lo primero que mi padre viese al salir de la comisaría. Mi hermano no murió, al contrario, se puso del lado de mi madre por lo cual, con quince años fui a la casa de mi tío y juro por Dios que ni siquiera ahora deseo retornar al infierno donde crecí. A diferencia de mi padre, Jorge era más estricto pero pacifico. Jamás entendí por qué su matrimonio no había funcionado. Como suele pasar en el mundo, los hombres buenos se consiguen unas mujeres oportunistas que, mientras el pobre esposo se la pasa trabajando, le pintan ornamentos en la frente en su propia cama con el mecánico de confianza...o el medico... o el mejor amigo... o en su defecto, los tres juntos. Así que el tío Jorge vivía solo desde su divorcio poco pacifico. Era oficial de policía en la comisaria por lo que la visión de su hermano en las celdas de la correccional no le eran de mucha simpatía, puesto que los reos suelen hacerles cosas no muy agradables a los que tienen algo que ver con aquellos que los metieron presos. Pero el viejo salió rápido, para mi desgracia, la declaración de mi madre le ayudo mucho. No hubo cargos; yo era menor de edad y no hubo abuso ni lesión a mi persona. Oh, ‘Le Justice’... por cosas como esas nunca quise ser abogada.

Pero ver a mi tío trabajando me hizo amar su labor, y asíencontré mi vocación en criminalística, dedicándome a estudiar esa rama de las ciencias policiales luego de terminar la secundaria para ingresar a las fuerzas, trabajando y estudiando a la vez aprovechando los tiempos libres.

Luego de unos años trabajando en casos menores dentro de la policía, conocí a un oficial que se convirtió en mi compañero: Jeaques Balflear. ¿Te resulta familiar ese nombre? Había estado en el departamento de inteligencia por lo que no tenía el cabello muy corto como era reglamento. De hecho, lucía unas patillas extravagantes y unos aretes que recordaban realmente a Balthier del Final Fantasy xii. Comenzamos a salir y al poco tiempo nos comprometimos, claro que para nosotros el compromiso no era la cursi pantomima que hacen hoy día los muchachos. Él me llevo a ver una película de acción, y en medio de la batalla y las explosiones y el grito del protagonista, Jeaques se acercó a mí, puso sus labios en mi oído y me dijo con ese tono tan peculiar que no sabía si bromeaba e iba en serio:- ¿Te casas conmigo?-... Esta vez, Balflear iba en serio. Para variar ya vivíamos juntos por lo que el matrimonio era el otro paso obvio. Habíamos planeado algo simple, como encontrar una iglesia abierta a mitad de la noche y casarnos sin que nadie supiese nada. Asíéramos con él...amigos, compañeros y amantes, el mejor hombre que he conocido.
Pero, no te emociones, querido. La historia está lejos de finalizar.

No olvidaré el 19 de agosto a la medianoche, mientras veía las noticias frente a la televisión. Jeaques se había retrasado, por lo que trate de esperarlo pero estaba cansada y me quede dormida con el televisor encendido. Me despertó el teléfono. Supuse que era él,llamando porque se le había pinchado una rueda de su Ford Mondeo plateado, puesto que hacia días que decía que debía llevarlo al mecánico porque sentía bajos los neumáticos traseros. Me sorprendió escuchar la voz de uno de mis camaradas del trabajo. – Selene, escúchame, necesitamos que vengas a la avenida General Paz cuanto antes.- Soy de las que no preguntan, menos ante el tono de voz de mi camarada por lo que solo me vestí, tomé las llaves de la motocicleta y fui a donde él me indicó.Decía que había una toma de rehenes en la esquina de la catedral y uno de los nuestros estaba herido. Pedían apoyo y como era tiempo de vacaciones pocos estaban de servicio. Tome mi motocicleta, Kawasaki z750 Ninja negra y me encamine a las coordenadas. Antes trate de comunicarme al celular de Jeaques pero no respondía. Siempre lo usaba en silencioso por lo que era casi un desperdicio que lo llevase con él. Al doblar la esquina vi su Ford Mondeo plateado... y no sentí algo bueno. Rara vez lo dejaba tan mal estacionado. Detuve la moto y baje, acercándome a un grupo de gente que estaba amontonada. Gritos y palabras, bocinas y ruido. Por lo visto la toma de rehenes había tenido heridos.
Busqué a Jeaques con la mirada pero no estaba por ahí, quizás él había detenido a los criminales o había ido a prestar apoyo a los policías. Entonces el camarada que me había llamado me vio y se acercó.Luciano es su nombre. Estaba desencajado, dijo algo de una ambulancia pero, no alcance a escucharle puesto que entonces vi al herido del que tanto hablaban. Jeaques había salido con su auto y por cosas del destino estaba cerca de esa esquina. Vio como unos hombres amenazaban a una mujer con un niño y a un cajero oriental que no entendía el idioma. Se acercó sin el uniforme puesto que no estaba de servicio y entonces fue visto por uno de esos criminales. Dicen que le dio un golpe, un solo golpe con algún arma lo suficientemente fuerte para hacerle volar desde el local hasta la mitad de la calle. Balflear cayó al suelo golpeando primero su cabeza contra el pavimento. Para cuando la policía llegó, no había rehenes puesto que estaban muertos, cada uno de ellos con un disparo en el entrecejo y el oficial de policía yacía en el suelo sin que su cuerpo le respondiese. Aun respiraba cuando me acerque a él.

Tonto mil veces tonto, siempre decías cosas sin sentido, incluso en ese momento. Sonreíste como siempre, respirando lento y dijiste: -Diles que no me hagan multa. Que dejen pasar que me estacioné en doble fila. - Casi al instante la ambulancia llegó y te levantaron en una camilla. Ese rostro sonriendo de satisfacción, despreocupado no parecía el de alguien agonizando. Así eras tú... jamás mostrabas preocupación...A veces pienso que sabías que no llegarías al hospital.

Recuerdo que los médicos estaban sorprendidos puesto que no entendían cómo pudiste haber aguantado tanto. Te entregaron la medalla al valor pero...no estabas para recibirla. Entonces me la dieron a mí en tu nombre...es increíble lo poco que vale la bandera y los himnos, las trompetas y los títulos cuando la persona que amas muere. Fue así que me tocó volver a empezar; nuevamente volví a estar sola en un mundo terrible. Es chocante como se llegó a extrañar hasta lo más odioso de ti, desde tu ropa tirada en el suelo o los platos dejados al lado de la mesa frente al televisor, cuando te quedabas jugando al playstation 2. La psicóloga policial me dijo que debía hablar, pero no deseo hacerlo. Cada vez que abro la boca siento que pierdo palabras en vano como si me aferrase a lo que pienso como único método para no enloquecer. Entonces, ante la posibilidad de que me den licencia obligatoria por un tiempo, tuve que ceder a sus míseros caprichos. Me dijo que escribiese como me sentía, que te escribiese una carta donde te explicase cómo me siento. Me dijo que te dejase marchar…

Uhm…Ellos no saben nada.

Si supieran que no me he recuperado del todo, me mandarían directo a Francia de nuevo. Siempre creí que estaba loca hasta que entendí que no era así. Philippe me hablo una noche mientras me encontraba en Los Ángeles, recordando aquella fatídica noche, sentada en mi apartamento sola con los ojos ensombrecidos - Hay algo que nunca te dije, Sel... - así comenzó la charla, mientras podía sentir como su voz se le cerraba por la emoción - Tiene que ver con Jeaques... - Amigo mío... ¿Cómo pudo ocultarme lo que paso esa noche? Me dijo que tenían una grabación donde se podía observar a un ser con los ojos amarillos que lanzaba por los aires a Jeaques con una fuerza sobrehumana. No quisieron tomarlo como prueba pues pensaban que no tenía sentido. ¿Saben que no tiene sentido? Ver una y otra vez morir a quien amas por una cosa que debería no existir. Desde ese día;  desde que vi ese video en el instante en que Philippe me lo mandó por e-mail...tuve una nueva razón para vivir. Me he hundido a los lugares más bajos; he investigado y hablado con gente que no debería existir y he visto cosas que no sé explicar. Aprendí sola a matarlas; abriéndome paso con dos palabras, interrogando como un animal suelto, recurriendo a los antros de la noche, donde se suelen juntar personas que saben lo que se esconde del mundo cuando el sol se oculta. Soy policía porque tengo una placa, vengo de Francia porque tengo un pasaporte y estoy viva porque respiro... Formalidades nada mas... Porque solo vivo para encontrar a ese ser y matarlo o morir en sus manos...lo que es gracioso dado que...siento que morí hace muchas noches ya. Siento que morí junto contigo."


OTROS DATOS

¿Qué le gusta?: La libertad. Los automoviles, es muy habil para arreglarlos y las motocicletas. Practicar tiro al blanco y salir de noche.

¿Qué no le gusta?: Sentirse vulnerable o atada a algo.

Debilidades: Su pasado. Se culpa constantemente por el mismo, no solo por la perdida de su prometido, sino por los problemas de la infancia que tuvo. Ser una mujer golpeada por su padre y luego perder a la unica contencion que tuvo en su vida ha provocado que levante a su alrededor una pared inconciente, volviendola distante en muchas ocaciones.

Un sueño: Los perdio todos. Solo le queda la muerte del ser de ojos amarillos.

Temores: Miedo a la perdida, por esa razon ella trata de no crear vinculos con nadie.

Peor hábito: Transnochar y el aislamiento cuando alguien trata de acercarse intimamente a ella.

Un secreto: Tiene fobia al compromiso cosa que puede estar intimamente ligada a sus temores profundos pero, nunca fue al psicologo para averiguarlo.

avatar
Selene Syveria
Cazadores
Cazadores

Mensajes : 2
Fecha de inscripción : 08/07/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.